Archivo

No hay ambiente de diálogo en Caracas

Aunque expertos ven difícil esa opción, el papa Francisco, ONU y OEA insisten en ella.

notitle
26 de febrero 2014 , 08:39 p.m.

Aunque el papa Francisco elevó el miércoles una plegaria por el “perdón recíproco y el diálogo sincero” en Venezuela, algunos analistas del vecino país piensan que solo si ocurre un milagro gobierno y oposición se sentarían a la mesa.

El presidente Nicolás Maduro había convocado para el miércoles una conferencia nacional de paz, pero la oposición rechazó su participar por considerar que se trata de “un simulacro de diálogo” y una “burla” a los venezolanos.

El abogado constitucionalista Jesús Silva sostiene que “en la dirección política del Gobierno y de la oposición no hay diálogo porque la comunicación se ha deteriorado y no se han establecido normas claras de respeto e igualdad entre las partes”.

Sin embargo, Silva destaca que “entre los millones de venezolanos sí sigue existiendo el diálogo, la convivencia y la búsqueda de formas de reconocerse”.

“Por las declaraciones del alto Gobierno, pareciera que la posibilidad de diálogo está muy limitada”, dice Francisco Coello, profesor de Sociología Política de la Universidad Católica Andrés Bello.

Coello no descarta que puedan aparecer “figuras que quizás no son visibles en principio, pero que con la agudización del conflicto pueden abrirse paso para solventar la situación”.

El politólogo José Vicente Carrasquero también ve “difícil la posibilidad de un diálogo abierto entre el Gobierno y la oposición”. En cambio, indica que “grupos presionables”, como los empresarios, podrían intentar acercarse a Maduro, dado el control que ejerce Miraflores sobre la economía y el suministro de los dólares.

Ayer miércoles, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, también pidió “un diálogo abierto y franco, que involucre a los actores principales de Gobierno y oposición, y busque acuerdos de fondo”.

A esa solicitud se unió el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien se declaró “entristecido” y dijo que espera “gestos concretos” de las partes para reducir la polarización.

Las protestas, que completan dos semanas, dejan 15 muertos y 150 heridos.

PEDRO PABLO PEÑALOZA
Con información de Efe
Caracas