Archivo

Se casa Carolina Gaitán, la actriz de 'El Mexicano'

Contraerá matrimonio con el hijo de Luis Alberto Moreno y su 'suegra' es la exreina Patricia López.

notitle
26 de febrero 2014 , 07:59 p.m.

Su set ya no es el de la serie 'Alias el Mexicano'. Carolina Gaitán está al aire con esta producción pero ahora sus días transcurren entre las canchas de fútbol y las aulas de clase porque hace parte del elenco de Melones y pepinos, la nueva serie que la productora Mimosa (la misma de Susana y Elvira) hace para Internet: “Es un proyecto fresco, juvenil, que abarca un target muy amplio. Cuenta la vida de tres universitarias divertidas (ella, Johana Bahamón y Julieth Restrepo) y de sus amores; su día a día, sus conflictos. Me parece interesante participar en esta serie porque estamos en una transformación de la manera como las personas escogen lo que quieren ver; gracias al formato por Internet deciden la producción y el horario”.

Pero en el trasfondo de este papel light hay un “exorcismo”, como la actriz llama al proceso en el que está sumida por culpa de Ana Belén, la mujer con la que, en la serie, delira Gonzalo Rodríguez Gacha: “Me permite sacarla de mí y tener en cuenta que en verdad ella tiene un principio y un final. Nunca me había pasado esto, pues me considero una profesional que ama su trabajo ‘empedernidamente’ y es la primera vez que un personaje me afecta tanto. El hecho de empezar otro proyecto, de tener otro equipo de trabajo y construir a otra persona hace que esté en la tarea de sacarla de mí”.

Ella, la que se metió en su piel, llegó a la vida de ‘el Mexicano’ por culpa de su mamá, quien quería salir de pobre y vio en su hija la posibilidad de lograrlo. Sin embargo, Ana Belén nunca dio su brazo a torcer ni se vendió por todo el dinero del mundo. Una tenacidad con la que cautivó a la actriz quien hizo todo para ganarse el personaje: “Presenté cinco castings. Desde que leí la sinopsis me megaentusiasmó porque era valiente en medio de la vulnerabilidad, con valores y capaz de decir no. También el hecho de la transformación que tendría en un rango de edad de los 17 hasta que es adulta me pareció un reto actoral impresionante que afronté y me lo gocé”.

Convivió con ella nueve meses, tiempo en el que no solo la encarnó sino que además Ana Belén acaparó toda su atención. “Viví su vida durante ese tiempo y sentí lo de ella; sus conflictos y sus emociones hicieron que no tuviera tiempo para mí –lo reconoce y se le escapa una lágrima–. No veía a mi familia ni a mi novio. Nunca estaba en Bogotá porque viajábamos todo el tiempo a Veracruz, Meta; a Villanueva, Casanare; a México, Los Ángeles... No dormía en mi casa, entonces tampoco tenía tiempo para mí; solamente vivía como Ana Belén, y la incorporé tanto que también la extraño”. Y es tal el lazo, que Carolina noche a noche prende el televisor para encontrarse con su personaje y saber qué hay de ella.

¿Por qué fue tan importante Ana Belén?

Porque asumo este personaje como la reivindicación de la imagen de la mujer colombiana. Es osada, capaz de decir no, de no venderse. Siempre la mujer era vista en este tipo de series como prostituta, sin valores, detrás del dinero, y Ana Belén es una chica vulnerable, que después de tanto sufrimiento y de estar sola, y de tanto maltrato, recae en una enfermedad como lo es la drogadicción, herida que también deja el narcotráfico en nuestro país y en el mundo en general. Entonces ella tiene una connotación social fuerte. Por otro lado, trabajé con un equipo ¡increíble!, con grandes directores y una gran empresa. Cada grabación era como si estuviera en una escuela.

¿Reaccionaba como Ana Belén cuando estaba fuera del set?

Sí, y Nico (Nicolás Moreno), mi pareja, ya estaba cansado de ella y sentía que yo, Carolina, le hacía falta. Él ha sido extremadamente paciente, entiende este tipo de cosas pese a que no tiene que ver con el medio, y se ha ganado el cielo con su comprensión, apoyo y compañía. Tenía la sensibilidad alborotada durante esos meses. Lloraba de repente, como me pasa aún, y siento que tenía una carga encima, pero ahora estoy más ligera.

¿Qué piensa de las niñas que caen en esto?

Es muy lamentable esa onda en la que se ha metido un poco la mujer colombiana, y lo que hace este personaje es mostrar la otra cara. Nunca se vendió, y quisiera que fuera el ejemplo para muchas. Que vean que es posible decirle no a eso. Estamos viendo las vicisitudes por las que pasa, pero, sin contar el final, les digo que por ser una buena persona tendrá una recompensa. Eso era lo que también se quería mostrar.

¿Y cuál es su opinión sobre las narconovelas?

Esta es una serie bien hecha, trabajada conscientemente, enfocada desde un lado distinto, entonces acá no se le da prioridad al personaje negativo, como Gonzalo Rodríguez Gacha, sino a los positivos, como Rodrigo Lara, el mayor Ramírez, a la periodista Isis Cardona, que dieron la vida por el país y fueron capaces de mantener una posición honesta, así el mundo se les viniera encima.

Siento que no hace parte de las narconovelas y por eso la defiendo. Para mí el tema del narcotráfico hace parte de nuestro país, de nuestra historia, y si bien estamos cansados de ver la forma como nos la cuentan, esto tiene todo el sentido porque la gente puede estar agotada de los contenidos, que deben refrescarse, pero también hay que tener en cuenta que es preferible que nosotros contemos nuestra historia y no que lo hagan desde otros países, como ya lo quieren hacer en Estados Unidos y México.

Diferente a esta dolorosa historia, en la vida real Carolina Gaitán atraviesa uno de los momentos más felices. Nicolás Moreno, su novio e hijo de Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, acaba de pedirle que se casen.

¿Cómo le pidió la mano?

Mi número es el 4, y él esperó el día en que cumplíamos 4 años para hacerlo. Fue en mi casa, muy fresco. ¡Dijo que se quería casar conmigo! No tengo expectativas ni de la fiesta, ni del evento como tal. No es algo a lo que le esté poniendo atención ahora. No me interesa botarle tanta corriente al matrimonio; más bien a la luna de miel, a un paseo espectacular. Hemos viajado mucho juntos y nos encanta, así que eso me hace mucha ilusión.

¿Por qué es el hombre de su vida?

Nicolás es una persona que me adora, y eso es lo más importante. Es muy entregado, fiel, firme, ama mi profesión, me respeta, me ama como soy y con lo que hago. Ser pareja de una actriz no es tan fácil por los horarios de grabación que tenemos.

¿Cómo es ser la nuera de Luis Alberto Moreno?

Nunca había hablado de él, ni de que Nico es su hijo; eso hace parte de mi privacidad y siento que la vida familiar es algo íntimo, pero ¡Luis Alberto es amado!, es un suegro increíble, me quiere un montón y yo lo adoro. Nos la llevamos superbién, quiero a la familia de mi novio y la mía también lo ama a él. Eso es importante en una relación y en este caso está muy bien. Con la hermana de Nico también me la llevo de maravilla, y con Luis Alberto nos vemos cada que él puede. Viajamos con él y con Patri (la exreina Patricia López, novia de Luis Alberto).


Precisamente, ¿cómo es su relación con Patricia López?

Nos la hemos llevado muy bien, y de hecho a veces nos vemos, hacemos planes juntas en Bogotá porque Luis Alberto se la pasa viajando. Que hagamos parte del medio, por decirlo así, ha hecho que tengamos cosas en común, y si bien somos distintas porque mi perfil no es el de una reina de belleza y ella es la eterna reina de los colombianos, nos la llevamos súper.

¿Cómo es tener una suegra tan joven?

Somos amigas y lo veo así. Cuando viajamos no hay como tanta diferencia porque a Luis Alberto a veces lo veo más joven que a Nicolás, por su frescura. No es como un paseo familiar en el que se marca la diferencia y uno es el papá y el otro su hijo, sino que somos relajados y muy amigos. Desde este año los novios viven juntos y el compartir a diario en pareja ha sido positivo. La boda podría ser para final de año porque los meses que faltan para llegar a diciembre están ocupados con grandes compromisos laborales.

Vuelve el musical ‘Mentiras’...

¡Sí!, a petición del público, y en esta temporada estaremos los del elenco principal.

La música es otra de sus grandes pasiones, ¿hay planes al respecto?

¡Lo mío es la actuación! La vida te va poniendo donde tienes que estar, y si bien empecé cantando, ahora lo que más me interesa es actuar. Si hay un personaje que sea cantante, ¡yo, feliz! Por ejemplo, en Mentiras lo logro y he tenido la suerte de hacer algunos roles que cantan o de poner mi voz en la musicalización de las escenas que hago, como pasa en la serie de RCN.

La canción de Ana Belén es interpretada por mí, y así me pasa con frecuencia. Es un plus que enriquece, pero estoy focalizada en actuar. Discos, por ahora, no. Si llega una posibilidad de hacer algo chévere, lo miraremos. Compongo y tengo canciones y un proyecto con un grupo independiente con el que me reúno cuando tenemos el tiempo, porque todos hacemos cosas diferentes. ¡Es una magia, una terapia íntima y mía!

¿Qué otros planes tiene, laboralmente hablando?

El año pasado fue maravilloso, lleno de trabajo, y este empezó igual. Estoy metida también en un proyecto que empezamos en mayo. Son unas nuevas salas de cine independiente que vamos a abrir y que en México se conocen como Cine Tonalá. ¡Ya estamos en obra! La idea es que se junten todas las artes allí; habrá conciertos, películas de cine independiente, librería, discos y teatro.

Esa cuota la meteré yo, como socia, y eso quiere decir que hay mucho para hacer. Estoy apostándole a esto con directores de cine colombianos y mexicanos, y soy la única actriz vinculada. Esto será en Bogotá y próximamente en Monterrey, porque las salas están en el Distrito Federal; y en Los Ángeles, porque están en Nueva York. ¡Esto tiene todo que ver conmigo! Une artes como el cine, la música y el teatro. Además se darán talleres y conferencias, cosa que hace mucha falta en nuestro país. Es una dicha generar este tipo de dinámicas y abrir nuevos espacios, que si bien existen, son pocos.

Como si fuera poco, otra de las actividades que la actriz desempeña es el deporte. De unos meses para acá decidió sacarle tiempo con un entrenador personal con el que se ve mínimo tres veces a la semana. “Pienso que un buen estilo de vida incluye el ejercicio y por ende la buena salud”. Para esta sesión fotográfica Carolina mostró piel, algo inusual en ella. Si bien tiene figura para hacerlo, “no me interesa mostrarme como un símbolo sexual; nunca ha sido mi intención, pero tampoco me interesa esconder nada. Soy pudorosa y no me dan ganas de andar exhibiéndome. Prefiero mostrar mi talento antes que el cuerpo; pero si en unas fotos se requiere, tampoco me voy a oponer. Es algo en la justa medida. Lo mío es mostrar mucho más allá que los atributos físicos”.

Aquí las fotos de la bella actriz de 'Alias el Mexicano'

Cristina Estupiñán Ch.