Archivo

Habitantes de Laureles en Medellín escriben la historia de su barrio

En redes sociales reconstruyen y comparten la historia de Laureles.

26 de febrero 2014 , 09:02 a.m.

El barrio Laureles fue fundado para clase obrera. Los primeros habitantes querían un lugar de ‘pobres con cara de ricos’, por lo que hicieron casas grandes y de buenos materiales, contó Sonia Farfán, una de las primeras pobladoras de Laureles.

Según le narraron sus abuelos, este barrio se conocía como la ‘Ciudad del Empleado’.

Un día uno de los habitantes dijo: “Cambiemos el nombre, nos merecemos una corona de Laureles” y de ahí nació el nuevo nombre.

Sonia conoció el barrio a sus 4 años y lo recuerda con vacas, gallinas, caminos de herradura, mangas y lagunas.

Memorias como estas circulan en Twitter con el hashtag #SoyLaureles, una iniciativa de El Teatrico, entidad que busca reconstruir la historia del barrio.

Germán Carvajal, director de El Teatrico, contó que a través de la red social encontraron la historia de Laureles contada por los habitantes. También les compartieron fotos de las primeras casas, calles y pobladores, y hasta algunos documentos de Pedro Nel Gómez, diseñador del barrio, quien lo dibujó inspirado en Francia.

Carvajal dijo que con este valioso material hará un libro o una exposición. “Un libro es una buena opción porque desde hace 25 años no se escribe nada de Laureles”, comentó.

La iniciativa busca que la historia sea escrita por los mismos habitantes del barrio que tiene 72 años.

Laureles nació en 1942 con tres casas. Una de esas es donde hoy está McDonald's de la Nutibara.

María Cristina Farfán, quien vivió en esa casa, contó que cuando llegó al barrio ningún carro pasaba por allí. “Trasteos y mercados llegaban solo hasta San Juan, por lo que carreteros y yeguas terminaban de subir las cosas”, recordó.

En 1950 Laureles aún era un barrio de gente humilde, “los ricos llegaron después”.

María explicó que la casa de sus abuelos costó 17.500 pesos y que en esa época una vivienda grande y de material no valía más de 20.000 pesos. Por ello la casa del millón, donde ahora se levanta un moderno edificio, causó tanta sensación en esa época.

En Twitter también se habla de la historia de la iglesia de Santa Teresita, la que en sus inicios era una carpa y se levantó a punta de empanadas.

#SoyLaureles también recoge testimonios de la transformación del barrio, estrato 5 y 6, que ha aportado cultura, arte, industria, comercio y educación a la ciudad.

DEICY JOHANA PAREJA
REDACTORA EL TIEMPO