Archivo

Desarrollo del Urabá antioqueño dependerá de carretera

Invías y Gobernación construyen hacia túnel de Occidente. En agosto adjudicarán tramo de Autopistas.

26 de febrero 2014 , 08:45 a.m.

Uno de los mayores desafíos que tiene Antioquia en infraestructura vial es sin duda la conexión al mar.

Subregiones del departamento, como el occidente y el Urabá antioqueño han desarrollado sus economías a espaldas del evidente progreso del área metropolitana y Medellín.

Por ello, para la Secretaría de Infraestructura de la región, son fundamentales dos de los proyectos que se están ejecutando hacia esas zonas, otrora ignoradas por las políticas y recursos gubernamentales.

Estos son los 4,1 kilómetros entre la interconexión vial de la 80 (Medellín) y la vía que conecta al túnel de Occidente, así como la concesión Mar 1 de las Autopistas para la Prosperidad.

El primero empezó a ejecutarse el 21 de octubre del 2013 y su objetivo es desembotellar el ingreso y salida a Medellín.

Para el Gerente de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Infraestructura de Antioquia, Sebastián Álvarez, esta obra es fundamental no solo para reducir los tiempos de recorrido entre la capital paisa y el mar, sino para establecer una relación económica efectiva con el Urabá y con el Occidente.

“Haciendo un análisis del flujo de tráfico nos dimos cuenta de que por esa vía (exactamente entre Santa Fe de Antioquia y Medellín) se movilizan diariamente 4.500 vehículos”, aseguró.

Por eso, dentro de las Autopistas de la Prosperidad se priorizó –para la construcción de una doble calzada– la vía que comunica al túnel de Occidente y Santa Fe de Antioquia.

El gerente de Autopistas para la Prosperidad, Federico Restrepo, dijo que esa concesión –de 1,3 billones de pesos– contempla la construcción de un segundo tubo para el túnel que tiene una longitud de 4,6 kilómetros, que reducirá, aún más, el tiempo de trayecto al Urabá.

Restrepo explicó que en agosto de este año debe adjudicarse la concesión, que ya tiene los pliegos de licitación colgados.

Después de ese proceso el constructor tendrá hasta un año para iniciar las obras y, de ahí, máximo tres para entregarlas.

“Habrá una doble calzada hasta Santa Fe de Antioquia y de ahí, a Urabá, una sola calzada –con predios ya adquiridos para una segunda–. Esto quiere decir que entre Medellín y Santa Fe de Antioquia quedarían unos 50 kilómetros de doble calzada”, indicó.

Aunque los 4,1 kilómetros –en donde hay un avance del 6 por ciento– estarán mucho antes de que se empiece la construcción de Mar 1, tanto Restrepo como Álvarez coinciden en que ambos serán complementarios y estratégicos en el desarrollo vial del departamento.

“Además de ser la entrada de estas subregiones a los mercados del área metroplitana del Valle de Aburrá, se le cambiará la cara a las vías de Antioquia”, manifestó Álvarez.

Para Restrepo, por otro lado, este proyecto como el resto que tienen establecidos en las Autopistas de la Prosperidad, son prioritarios pues no hay duda de que la región es una de los más productivas e importantes del país, más en épocas de TLC.

Crecerá doble calzada a Bogotá

En cinco meses empezarían las obras de los 9 kilómetros más de doble calzada que tendrá la autopista Medellín-Bogotá.

Se trata del tramo entre Marinillla y Santuario. Esta ampliación le costará a Devimed –concesionario de la troncal– 120.000 millones de pesos.

A diferencia del resto de la autopista, esta fue diseñada con ornamentación a los costados de la vía: ciclorrutas, amplios andenes peatonales y espacios públicos.

El ingeniero Jhon Jairo Otalvaro, director de Devimed, explicó que los sustanciales cambios en el diseño de la doble calzada se debe a que dos kilómetros pasarán por zona urbana lo que hizo necesario un diseño diferente al de las áreas rurales.

“Estamos haciendo ajustes de diseños de la fase 3. También adelantamos la identificación predial: propietarios, el avalúo de los mismos terrenos (son alrededor de 250 ) y las fajas que necesitaremos para la vía”, explicó.

De continuar a ese ritmo las obras físicas comenzarían en julio. De acuerdo con Otalvaro tendrán un plazo de 12 meses para concluirlas, por lo que en julio del 2015 debería ser entregada la vía.

A la vez, iniciarán un contrato con el Fondo de Adaptación para estabilizar 8 puntos de la carretera, lo que les costará 51.000 millones de pesos.

Atención a vías en toda la región

En todo el departamento construyen 48,2 kilómetros nuevos en doble calzada: Ancón Sur-Primavera- Camilo C., los 4,1 kilómetros a occidente y Hatillo-Barbosa-Pradera.

Este último dejará al norte de la región con 57 kilómetros de vías de última generación.

Según Sebastián Álvarez, gerente de Proyectos Estratégicos de la Secretaría de Infraestructura, en esa doble calzada llevan un avance del 25 por ciento.

Por otro lado, intervienen (mantenimiento y estabilización) 2.375 kilómetros de las de vías primarias. En los próximos siete años esperan invertir más de 18,5 billones de pesos en todas las carreteras de la región sin exceptuar las vías secundarias y terciarias.

REDACCIÓN MEDELLÍN