Archivo

'Desearía cambiar de papeles con Fabio Salamanca': taxista víctima

Esto dijo al saber que el conductor que le causó paraplejia pagará 5 años de casa por cárcel.

notitle
25 de febrero 2014 , 11:58 p.m.

Postrado a la silla de ruedas a la que está atado hace más de siete meses recibió Hollman Cangrejo la noticia de que Fabio Andrés Salamanca solo pagará cinco años de cárcel, en su casa.

La impotencia y decepción se sumaron al drama que vive desde el 12 de julio del 2013, cuando quedó parapléjico por el accidente que causó Salamanca, de 23 años, mientras conducía a más de 140 kilómetros por hora y en grado tres de alcohol.

“Yo en este momento pagaría con gusto esos cinco años. Desearía cambiar papeles con Fabio Andrés Salamanca y no estar en esta silla de ruedas”, comentó Cangrejo, que hoy solo cuenta con sus manos para sobrevivir. Todo, hasta el acto más cotidiano, depende de la ayuda de terceros.

“Yo no entiendo cómo en este país a una persona que sale y asesina a dos personas solo le dan esa pena y le dicen que se vaya para la casa”, se lamentó Cangrejo al recordar que en ese accidente murieron las dos pasajeras que transportaba en su taxi, por la calle 26 con carrera 32, cuando fueron chocados por Salamanca: Diana Milena Bastidas, de 26 años, y Ana Eduvina Torres, de 25.

Siete meses después del trágico accidente, una jueza condenó este martes a Salamanca, hoy detenido en la penitenciaria de La Picota, a 60 meses de prisión. La pena la podrá pagar en su casa, gracias a que la reciente ley de reforma penitenciaria permite sacar de la cárcel a los condenados a menos de ocho años.

Salamanca no solo se benefició del nuevo código, sino que en el curso del proceso su defensa logró que le cambiaran los delitos de homicidio agravado y lesiones agravadas, que inicialmente le habían imputado, por homicidio y lesiones culposas, que él aceptó en enero pasado.

Los familiares de las víctimas del accidente salieron de la audiencia defraudados y dolidos por el resultado del proceso. “Nos dijeron que la justicia la iba a hacer la Fiscalía y la juez, hoy nos sentimos defraudados”, dijo Roberto Bastidas, padre de Diana. Él no entiende por qué a Salamanca no le aplicaron la ley que endureció las penas contra los conductores ebrios, y en cambio sí lo beneficiaron con la reforma penitenciaria que le permitirá salir de la cárcel, cuando las dos leyes fueron posteriores al accidente. “Duele y da tristeza que las muertes queden impunes de esta manera tan infame”, afirmó.

Bastidas apeló la sentencia, pero ya perdió la fe. “Eso ya quedó así”, afirmó.

Aunque a través de la aseguradora, las víctimas recibieron indemnización –cuyo monto no ha sido revelado por ninguna de las partes– entre los familiares de los afectados hay inconformidad por la baja condena, y por el hecho de que Salamanca saldrá de prisión. “Era lo que se esperaba, porque la justicia no da para más”, dijo José Cangrejo, padre del taxista.

REDACCIÓN BOGOTÁ