Archivo

Emilio Tapia escondió al menos $ 4.000 millones: Fiscalía

Aprovechó libertad para vender bienes y sacar dinero hacia bancos de otros países.

notitle
25 de febrero 2014 , 10:29 p.m.

El contratista Emilio Tapia, uno de los ‘cerebros’ del saqueo de las arcas de la capital, y quien se había convertido en testigo estrella de la Fiscalía en el proceso por el ‘carrusel’ de la contratación, escondió al menos 4 mil millones de pesos durante el tiempo que gozó de libertad, gracias a un polémico principio de oportunidad.

Los cargos fueron presentados anoche por un fiscal de lavado de activos y extinción de dominio ante un juez de Paloquemao. Entre los argumentos de la Fiscalía están los movimientos financieros que el contratista hizo en los últimos meses.

En enero pasado, de acuerdo con fuentes del organismo investigador, Tapia vendió dos aviones y un helicóptero de su propiedad.

Los investigadores tienen la tesis de que esos bienes fueron adquiridos con dineros provenientes de actos ilegales en medio del ‘carrusel’ de la contratación en la capital del país.

Pero esa venta no habría sido la única. Según la Fiscalía, Tapia también sacó al mercado lotes de Córdoba que estaban valorados en más de mil millones de pesos. Varios fueron vendidos, al parecer, a familiares cercanos.

Además, la Fiscalía detectó movimientos de grandes sumas, en dólares, hacia cuentas bancarias en Suiza y un país de Centro América, que no fue precisado.

En la imputación fue clave el papel que jugaron dos señalados testaferros.

Uno es Carlos Augusto Joly Herrera, quien fue capturado el lunes por el CTI. En el expediente aparece que Herrera era la persona que se encargaba de legalizar el dinero de Tapia, con inversiones en reses y caballos finos. Una sola yegua, según los investigadores, podía valer 800 millones de pesos.

El otro señalado testaferro es Jesús David Sierra Aldana, quien está siendo buscado por el CTI para que responda ante la orden de captura. La Fiscalía dice que Sierra es el mayor testaferro de Tapia.

Sierra, de 31 años, sería la persona clave en las transacciones con las que el contratista ocultó las propiedades que obtuvo ilegalmente en medio del ‘carrusel’ de contratos en Bogotá.

Fuentes cercanas al proceso dijeron que la Fiscalía, luego de detectar que a través de testaferros estaba ocultando sus bienes, citó a Tapia en el búnker con la excusa de revisar el principio de oportunidad, que tiene vigencia hasta este viernes, por el delito de peculado.

Una vez llegó, el polémico contratista fue notificado de la orden de captura por el delito de lavado de activos.

Anoche un juez legalizó la captura de Tapia y Joly, considerando que no se vulneraron sus derechos. Ninguno de los dos aceptó los cargos imputados por la Fiscalía.

Dinero de las comisiones del 'carrusel' se invirtió en caballos, volquetas y lujosos bienes.

Así lo manifestó la Fiscalía durante la imputación de cargos contra el cuestionado contratista  Tapia y Carlos Augusto Joly. .

Según la Fiscalía,  comisiones acordadas con el exalcalde Samuel Moreno y el exsenador Iván Moreno por contratos de obra terminaron en empresas creadas para dar visos de legalidad a los recursos provenientes de actos de corrupción.

Esas actividades ilegales se dieron, según el expediente, desde 2008 a través de empresas como Geos y Tecmachi Group.

"Se lucró de dinero y propiedades y se documentó una cuenta en Suiza y la compra de fincas en Sahagún, casas en Bogotá y caballos", señaló la Fiscalía.

Agregó que Tapia y Joly manejaron recursos de contratos de obra de la vía Bosconia Valledupar y la Ruta del Sol.

Según los investigadores Joly prestó su nombre para crear empresas que eran manejadas por Tapia.

"Ha ocultado bienes y dinero. Controlaba dinero y propiedades de las comisiones y se encargaba de cobrar parte del dinero de las comisiones", indicó la Fiscalía.

 

REDACCIÓN JUSTICIA