Archivo

Santos 'chuzado', Petro engañado

notitle
25 de febrero 2014 , 07:59 p.m.

Lamentable y casi burlón que hayan entrado al correo privado del Presidente. No digo que él fue descuidado, pero cuando estuvo en Israel olvidó pedirle al servicio secreto israelí, al Mossad, el mejor del mundo, un teléfono y un computador personal a prueba de intrusos y espionaje. La embajada israelí en Bogotá podría arreglarle ese problemón. La gran pregunta que atormenta a 987 periodistas, lectores de novelas policiacas, es esta: ¿quiénes asaltaron los correos privados del Presidente? Yo, que no manejo Twitter ni arandelas similares, veo que fueron unos expertos en los laberintos del internet. En Singapur, a los culpables de un delito de esos, en castigo, les cortan las manos y sin anestesia.

Como lo sabíamos hace rato, Juan Manuel Santos escogió como su posible ‘vice’ a Germán Vargas. Está sellada la llave política y el burlón e inteligente Horacio ‘Loco’ Jaramillo, exitoso restaurantero desde Casa Vieja, la bautizó la dupleta ‘dobleajiaco’. Sí, ambos son bogotanos y consumidores del santafereño ajiaco con guascas, alcaparras y papa amarilla. No ha triunfado el santosvarguismo, aún no canten victoria, faltan 127 días para la segunda vuelta. Ojalá que el ajiaco con mermelada impulse a votar por el santosvarguismo.

Increíble, pero cierto, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, ingenuamente siguió consejos de un amigo médico que lo motivó a contratar una máquina que hacía milagros; dizque tapaba mil huecos callejeros diarios, gloria de la tecnología moderna. Petro la ensayó frente a las cámaras de Citytv en un hueco de Usaquén hace 37 días. Lastimosamente, ese hueco resucitó y la máquina genial hizo el ridículo. El contrato vale 12.000 millones de pesos y lo gerencia un exitoso y talentoso actor de televisión. El Noticiero Citytv le tiene puesto el ojo a ese contrato. Punto. Ciertísimo, cogió fuerza la campaña del ‘Sí, Petro, chau’, que dirigen Miguel Gómez y Pacho Santos, dos bogotanos que le deben mucho a esta ciudad, son de la línea ‘dobleajiaco’, pero antisantistas.

Lo mejor de este caliente febrero es que la grandiosa Shakira entregó en Cartagena otro colegio para 1.700 niños de estratos populares. Shakira impulsa y regala grandes sumas de dinero mientras otros se roban los impuestos en licitaciones. Así es nuestra Colombia, alegrona, carnavalera, futbolera, folclórica y robada por muchos avispados.

Poncho Rentería

Más columnas del autor

Los pillaron

Shakira hizo el ridículo