Archivo

Francois Pervis, el ciclista más veloz del mundo

Es poseedor de los récords mundiales de los 200 metros y del kilómetro.

notitle
25 de febrero 2014 , 07:28 p.m.

A sus 29 años, el francés Francois Pervis puede sacar pecho, hablar duro y gritar que es el hombre más rápido del planeta en los velódromos, que encima de la bicicleta de piñón fijo no hay nadie más rápido que él, tras los dos récords mundiales que echó en su alforja en diciembre pasado, cuando en el velódromo de Aguascalientes (México), en plena Copa del Mundo, batió las marcas de los 200 metros y del kilómetro.

Pervis, una de las figuras del Mundial de Pista de Cali que comienza este miércoles, es un hombre perseverante, que no se intimida frente a nada y que se pone retos y los cumple. Nació el 16 de octubre de 1984 en Chateau-Gontier (Francia), mide 1,82 metros y pesa 86 kilos, biotipo del velocista, del hombre fuerte que gracias a su físico puede impulsar altas relaciones y batir marcas.

El francés tenía entre ceja y ceja romper los dos registros en la Copa del Mundo mexicana del año pasado. Primero lo hizo con los 200 metros y con tiempo de 9 segundos 347 milésimas reventó los relojes y se convirtió en el más veloz. Pero no todo paró ahí.

El 7 de diciembre, tumbó la segunda marca, la del kilómetro, un registro que estaba en poder de su compatriota Arnaud Tournont, a quien llamaban el 'Hombre bala', desde hacía 12 años cuando batió el registro en el velódromo de La Paz (Bolivia).

Pervis no lo pensó dos veces y se lanzó en busca de su hazaña y la consiguió con un tiempo de 56 segundos 303 milésimas. Una vez cruzó la línea, no paró, siguió de largo, levantó los brazos, se llevó las manos a su cara y lloró, pues había conseguido su meta, por lo que es reconocido en el mundo y a un promedio de velocidad de 63,939 kilómetros por hora, una verdadera máquina.

Hoy, está en Cali, en una ciudad, en una pista del velódromo Alcides Nieto Patiño que no lo es indiferente porque ya la conoce a fondo. Buscará el oro, reeditar lo que hizo en el mundial del año pasado en Bielorrusia, cuando se colgó el metal dorado en el kilómetro, como un preámbulo de lo que iba a pasar meses después en México.

Los aficionados que asistan al Mundial caleño se deleitarán con ver correr a Pervis, la gran estrella del evento, un francés que tiene en su hoja de vida una colección de nueve preseas en certámenes de esta clase, una de oro entre ellas, y 16 podios en las Copas Mundo de Pista. Sin duda, un espectáculo para no perderse.

REDACCIÓN DEPORTES