Archivo

'A través de testaferros, Tapia estaba ocultando sus bienes': Fiscalía

Al capturado y polémico contratista le imputarán este martes el cargo de lavado de activos.

24 de febrero 2014 , 08:32 p.m.

La lujosa vida que seguía llevando, a pesar de los graves cuestionamientos penales en su contra, por su responsabilidad en el ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá, puso detrás de las rejas a Emilio Tapia.

El cuestionado contratista, uno de los ‘cerebros’ del millonario desfalco y quien había logrado eludir la cárcel gracias a las negociaciones con la Fiscalía, fue capturado el lunes en la sede del ente acusador, a donde había sido citado para hablar del principio de oportunidad que se le había concedido.

El vicefiscal Jorge Fernando Perdomo explicó que la captura de Tapia, que se dio más de tres años después de que estalló el escándalo, se ordenó porque hay evidencias de que aun después de firmar un acuerdo de colaboración con el ente acusador siguió cometiendo delitos.

“Tapia está dándoles apariencia de legalidad a dineros obtenidos de corrupción y esto lo ha hecho también con posterioridad a su preacuerdo con la Fiscalía”, aseguró Perdomo.

Paralelamente a su captura, se allanó su casa en un lujoso conjunto residencial en el norte de Bogotá.

Un fiscal de la Unidad de Lavado de Activos y Extinción de dominio que le seguía la pista desde hace seis meses, encontró que Tapia seguía contratando obras y tenía, mediante empresas fachada, aviones, helicópteros y volquetas.

“Le detectamos movimientos al exterior, a países como Suiza, y además observamos que organizó una red de testaferros. A nombre de ellos estaba poniendo lujosas propiedades”, señaló una fuente cercana al caso.

Aunque aún sigue pendiente de reparar al Distrito por el saqueo de los contratos, Tapia no se había apartado del suntuoso tren de gastos de los últimos años.

De hecho, hace poco lo vieron en una lujosa tienda de ropa de la zona T comprando el ajuar para su matrimonio. Algunas fuentes dicen que el gasto se contó en decenas de millones de pesos.

Junto con Tapia fue capturado Carlos Augusto Joli Herrera, quien, según la Fiscalía, manejaba el dinero del contratista. La Fiscalía también ordenó la detención de otra persona confianza del contratista.

A Tapia y a Joli les será imputado este martes el cargo de lavado de activos y la Fiscalía pedirá para ellos la reclusión en centro carcelario.

Emilio Tapia había sido acusado por los delitos de peculado, cohecho y concierto para delinquir y aceptó los dos últimos cargos como parte de un preacuerdo.

La Fiscalía evalúa el principio de oportunidad que le concedió por el delito de peculado y que está vigente hasta el próximo viernes.

Tapia es otro de los grandes protagonistas del ‘carrusel de la contratación’ en Bogotá que va a la cárcel. El alcalde Samuel Moreno y su hermano Iván, el senador; el abogado Álvaro Dávila y el empresario Julio Gómez también están detenidos por cargos de corrupción.

REDACCIÓN JUSTICIA