Archivo

Raúl y otros nombres que comparten la historia del Schalke y el Madrid

Alemanes y españoles disputarán, este miércoles, el juego de ida de octavos de la Liga de Campeones.

notitle
24 de febrero 2014 , 03:42 p.m.

El nombre de Raúl González Blanco -el ‘señor Raúl’ para los seguidores del Schalke- es sin duda el primero que sale a relucir si se trata de buscar puntos comunes en la historia del club de Gelsenkirchen y la del Real Madrid. (Lea aquí: El Madrid y su 'suerte alemana': una victoria en 25 visitas.)

No es el único -hay que agregar los de Christoph Metzelder, el todavía activo Klaas Jan Huntelaar y Jupp Heynckes, que estuvo en el banquillo de los dos equipos-, pero sin duda es el más significativo puesto que es una leyenda para los dos equipos.

Las camisetas del Real Madrid y del Schalke fueron las únicas de clubes europeos que vistió Raúl antes de marcharse a Catar a poner fin a su carrera como activo. El ‘7 de España’ llegó a Gelsenkirchen después de haber cumplido su ciclo en el Real Madrid, equipo con el que había ganado, entre otros títulos, tres veces la Liga de Campeones.

Su llegada para la temporada 2010/2011 fue casi simultánea a la del central alemán Christoph Metzelder, de quien se dice que tuvo mucho que ver en su fichaje, y la del centrodelantero Huntelaar, ambos con antecedentes madridistas.

El Schalke tuvo en esa temporada una situación difícil en la Bundesliga y llegó incluso a verse involucrado en la lucha contra el descenso pero en las otras competiciones -la Copa de Alemania y la Liga de Campeones- las cosas marcharon mucho mejor y Raúl se metió desde el comienzo en el corazón de la afición, no sólo por su aporte goleador sino también por su espíritu de lucha.

Al final, el Schalke se llevó la Copa de Alemania, derrotando al Duisburgo en la final y tras haber dejado al Bayern en la cuneta en cuartos de final. En la Liga de Campeones, alcanzó para llegar a semifinales, dejando en el camino en cuartos al en ese momento vigente campeón Inter de Milán. En la segunda temporada de Raúl el club mejoró en la Bundesliga, volvió a clasificarse a la Liga de Campeones.

En sus dos temporadas, Raúl marcó 28 goles en 66 partidos; en el Real Madrid habían sido 228 tantos en 550 compromisos. Raúl fue admitido en el vestuario de honor del Schalke e inicialmente se pensó como homenaje en suprimir el número 7 en el club de Gelsenkirchen.

No obstante, en un partido de despedida el propio Raúl terminó entregándoselo a un joven llamado Max Meyer que es una de las grandes promesas del Schalke. En todo caso, es claro que para Raúl su etapa en el Schalke fue una especie de epílogo exitoso de su carrera europea.

Para Metzelder, el Schalke fue incluso la última estación de su carrera, en tiempos en que ya no estaba en la selección alemana y después de que su mejor época hubiera quedado atrás. Su paso por el Madrid no había sido demasiado exitoso. Huntelaar llegó más joven y sigue en el equipo.

El caso de Heynckes es curioso porque su estación en el Schalke, que no fue exitosa, fue sólo una de muchas entre sus dos conquistas de la Liga de Campeones en 1998, con Real Madrid, y en el 2013, con Bayern Múnich.

El club sólo le dio una temporada, entre el 2003 y el 2004, y evidentemente se equipó con él pues al anunciar su salida el entonces director general Rudi Assauer lo calificó como un entrenador de la vieja escuela que no encajaba en los tiempos modernos.

Casi una década después ganaría el triple con el Bayern, para poner luego fin a su carrera. En el Real Madrid, Heynckes también había tenido sólo una temporada que le alcanzó sin embargo para darle al club blanco su séptima Copa de Europa.

EFE