Archivo

Caída del 'Chapo' Guzmán no significa la desarticulación del cartel

El golpe no será efectivo si no se afectan las finanzas de los carteles. Análisis de especialistas.

notitle
23 de febrero 2014 , 11:32 p.m.

La detención de Joaquín Guzmán Loera, el ‘Chapo’, no significa el desmonte del cartel de Sinaloa ni la modificación en la dinámica del narcotráfico en México, y el poder que tiene esa organización difícilmente se reducirá.

Así lo ven especialistas que consideran esta captura como un buen golpe mediático del gobierno de Enrique Peña Nieto. Esa apreciación está sustentada con declaraciones que hace pocos años hiciera Ismael el ‘Mayo’ Zambada –ahora visible sustituto del ‘Chapo’– al fundador de la revista Proceso, Julio Scherer, en el 2010. “En lo que respecta a los capos encarcelados, muertos o extraditados, sus reemplazos están listos”, aseguraba el capo. (Lea también: Teléfono satelital, clave en la captura del 'Chapo' Guzmán).

Según la periodista Anabel Hernández, autora del libro Los señores del narco, el ‘Mayo’ Zambada se perfila como el jefe único del cartel de Sinaloa “porque es una organización muy bien aceitada, se trata de uno de los carteles más viejos”.

Para Edgardo Buscaglia, investigador de la Universidad de Columbia y autor del libro Vacíos de poder en México, este golpe difícilmente será efectivo si las autoridades no lo acompañan de acciones que afecten la estructura financiera de los carteles. “No están funcionando las unidades de investigación patrimonial que permiten atacar a empresas legales que proporcionan la capacidad de operación a los carteles”. (Policía busca al sobrino del capo el 'Chapo' Guzmán).

Según los especialistas consultados por EL TIEMPO, el cartel de Sinaloa es una organización que opera en 48 países y controla el mercado de drogas, armas y seres humanos. “Hay empresas mexicanas que están en la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos por vínculos con el cartel de Sinaloa que siguen recibiendo dinero federal”, aseguró Buscaglia.

Samuel González, extitular de la Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada de México y asesor de la ONU, coincide con la apreciación de que esta detención no marca el fin de dicha organización delictiva.

El cartel de Sinaloa sigue siendo el más fuerte de México, e incluso en el mundo, en el tráfico de drogas. El futuro de esa organización dependerá de la presión que continúe aplicando el gobierno de México”, explicó el analista.

ALEJANDRA NOGUEZ
Para EL TIEMPO
Ciudad de México.