Archivo

Los crímenes de Corea del Norte

Un reporte de la ONU reveló que el país asiático comete delitos de lesa humanidad.

notitle
22 de febrero 2014 , 11:40 p.m.

Corea del Norte tiene ahora un prontuario de violaciones sistemáticas de derechos humanos que difícilmente otro país en el mundo podría alcanzar. Según un informe de la Comisión de Investigación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para este país, existen fuertes evidencias de que allí se han cometido y se cometen crímenes de lesa humanidad.

“Exterminación, asesinato, esclavitud, tortura, encarcelamiento, violaciones, abortos forzados y otros tipos de violencia sexual; persecución política, religiosa, racial y por razones de género; desaparición forzada, desplazamiento forzoso de población y el acto inhumano de causar hambrunas prolongadas” son algunos de los crímenes que se cometen, según el reporte.

“Las atrocidades de Corea del Norte no solo se pueden comparar con las del nazismo, sino también con las de los soviéticos, quienes usaban campos de trabajo y de concentración. Este es uno de los pocos países que aún tienen campos de trabajo, donde hay condiciones tan fuertes que hacen que muchos de los prisioneros mueran”, dijo en diálogo con EL TIEMPO el experto en derechos humanos y en Corea del Norte David Hawk.

Quizá lo más grave en la situación de Corea del Norte es que esos crímenes son cometidos con base en políticas estatales. El reporte de la ONU –que fue elaborado con el testimonio de más de 240 víctimas y testigos de las atrocidades que también envuelven a niños y mujeres– señaló que los principales perpetradores de las violaciones de derechos humanos son oficiales de las instituciones norcoreanas, que actúan bajo el control de órganos centrales como el Partido de los Trabajadores, la Comisión Nacional de Defensa y el líder supremo norcoreano, que en la actualidad es Kim Jong-un.

Michael Kerby, presidente de la Comisión de Investigación de la ONU, le dijo a este diario que “muy pocos países en el mundo tienen una situación parecida a la de Corea del Norte en términos de la variedad, horror y duración de las violaciones de derechos humanos”.

Uso común del miedo

El reporte de la ONU muestra que hay un control absoluto del Estado en la vida diaria de su población. Los líderes recurren a drásticos castigos para infundir miedo. Algunos de ellos son la detención arbitraria de disidentes políticos y las ejecuciones en público o de manera secreta con o sin juicio. Esta “es una respuesta a crímenes que en la mayoría de las ocasiones no son tan graves”, sostiene el reporte.

Aunque Pyongyang niega la existencia de campos para prisioneros políticos y rechazó de manera “categórica” el informe, imágenes satelitales prueban que estos siguen en funcionamiento. “Si bien su número ha disminuido debido a la muerte y liberación de detenidos, se estima que actualmente hay entre 80.000 y 120.000 prisioneros políticos encarcelados en cuatro campos de prisión”, señala el reporte. Expertos en derechos humanos aseguran que la única alternativa para que los líderes norcoreanos respondan por los crímenes de lesa humanidad es llevarlos ante la Corte Penal Internacional (CPI).

Para esto, alguno de los países miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU tendría que adoptar la recomendación de la Comisión de Investigación y presentar el caso a la CPI.

Sin embargo, hay quienes no son tan optimistas frente al tema debido a la tensión política que hay entre Corea del Norte y la comunidad internacional.

“Kim Jong-un tiene un ejército de un millón de personas y armas nucleares que podría usar. No hay forma de llevarlo a la justicia en este momento”, afirma Hawks.

Sistemática violación de derechos humanos

Discriminación por clase

Corea del Norte cuenta con un alto nivel de discriminación basado en un sistema conocido como songbun, con el cual se clasifica a la población con base en la ascendencia y la clase social asignada por el Estado. También se tienen en cuenta las opiniones políticas y la religión. “El Estado impone a los ciudadanos el lugar en el que deben vivir y trabajar (...), lo que ha generado segregación social”, menciona el reporte de la ONU.

Sin libre movimiento

Los sistemas de adoctrinamiento y discriminación basados en la clase social son reforzados por una política de aislamiento entre ciudadanos y con el mundo exterior. “Los ciudadanos no tienen permiso de dejar su provincia de manera temporal o viajar dentro del país sin autorización oficial”, dice el informe, que agrega que el Estado impone una prohibición absoluta para que los ciudadanos ordinarios viajen fuera de Corea del Norte.

Uso de alimentos para controlar a la población

Según el reporte de la ONU, Corea del Norte ha usado los alimentos como un medio para controlar a la población. “El Estado ha priorizado a aquellos que son tomados como cruciales para el mantenimiento del régimen sobre los que son considerados prescindibles”, señala el informe.

También se menciona que en Norcorea se ha usado la hambruna deliberada como una forma de control y castigo en los centros de detención. Esto ha ocasionado la muerte de muchos prisioneros.

China también fue criticada

Activistas de derechos humanos acusan a Pekín de colaborar de manera indirecta con los crímenes de lesa humanidad, debido a una política de repatriación forzosa de miles de norcoreanos que se refugian en China para huir de la represión en su país. El portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, dijo que Pekín “no los considera refugiados, sino personas que traspasan ilegalmente la frontera”. Además, afirmó que su país procura tener en cuenta la ley internacional y que no referiría el caso a la CPI.

SANDRA RAMÍREZ CARREÑO
Redacción Internacional