Archivo

Fútbol colombiano podría jugarse a 'pantalla cerrada'

Win Sports insiste en que todos los partidos se vean solo por su señal. Polémica.

notitle
22 de febrero 2014 , 11:02 p.m.

La posibilidad de que el fútbol colombiano deje de ser transmitido por señal abierta (el partido semanal que ofrece RCN) y solo pueda ser visto por el canal pago Win Sports calentó el ambiente de los medios y el fútbol, durante la última semana.

EL TIEMPO reveló el domingo pasado que se estaba estudiando el tema y al día siguiente, en radio, blogs y diversos sitios web, se llegó a decir que el juego de este sábado, entre Millonarios y Santa Fe, podría ser el último que se transmita por un canal abierto, es decir, gratuito.

Fuentes de RCN y el canal Win Sports le confirmaron a este diario que si bien aún no se toma ninguna decisión, el tema sigue en estudio y solamente falta un análisis financiero que permita compensar los ingresos que RCN dejaría de percibir por la transmisión en señal abierta. Este canal privado es socio de Win Sports, junto a DirecTV, lo cual facilitaría la decisión.

La evolución de este negocio, en Colombia y en otros países, permite augurar que más temprano que tarde la televisión se convertirá en el nuevo estadio de fútbol, al cual tampoco se podrá entrar gratis y de cuyos ingresos vivirán los clubes. “Claramente, es un espectáculo privado y, en todo el mundo, es un deporte que se paga y se paga muy bien”, dijo Ramón Jesurún, presidente de la Dimayor.

De hecho, el dirigente reveló que varios equipos colombianos, los que tienen una hinchada en construcción y están llegando a la primera división, ya reciben más dinero por los derechos de televisión que por taquillas, pues el 23 por ciento de las tarifas que recibe Win Sports por suscriptor va directo a los clubes de fútbol.

Sin embargo, la polémica no se hizo esperar, pues los operadores de TV por suscripción que no tienen en su parrilla a Win Sports aseguran que no pueden pagar el costo adicional que les genera, ya que tendrían que transferirlo a sus usuarios. Son empresas como Claro, Une y Telefónica, que sumadas tienen el 73 por ciento de los usuarios de TV paga.

“Si desaparece el partido de la señal abierta, el fútbol colombiano se vuelve un espectáculo de élite, porque solo pueden acceder a él quienes compran un operador costoso”, opina Mark Eichmann, presidente de Une.

El empresario alude a DirecTV, que ofrece el canal del fútbol colombiano y sus servicios de televisión suelen ser más costosos. Al respecto, la vicepresidente de mercadeo de DirecTV, María Elvira Restrepo, aseguró que para su empresa “es rentable tener Win Sports, y es parte de la estrategia de DirecTV y sus valores de marca ofrecer contenido, tecnología y un servicio superior. Por esta razón, el precio es mayor frente a otras ofertas en el mercado”.

Según las cuentas de Eichmann, los usuarios de Une pagan en promedio 25.000 pesos mensuales y la factura les subiría un 15 por ciento si la empresa compra el canal del fútbol colombiano. Une tiene un perfil de televidentes de estratos 2 y 3.

En respuesta, Mauricio Correa, presidente de Win Sports, dice que el costo por suscriptor baja en la medida en que sube el número de usuarios (ver tabla) y, en el caso de Une, sería equivalente a 2.160 pesos: “Si solo fuera un servicio para operadores ricos, entonces ¿por qué estamos en Soacha, en Ciudad Bolívar y en municipios con antenas comunitarias?”.

Correa se refiere a unas 140 antenas comunitarias, que prestan servicio en zonas de escasos recursos de todo el país y tienen el canal del fútbol nacional. Le representan a Win Sports cerca de 230 mil televidentes.

Une se queja, además, de que tenía los derechos exclusivos de la Liga Postobón hasta el 2011, junto con Telmex (luego, Claro), y estos incluían una cláusula preferencial para renovar el contrato. “Habíamos hecho inversiones para sacar la señal de todos los estadios, pero nos encontramos con la sorpresa de que en 2011 los derechos fueron vendidos a DirecTV”, recuerda Eichmann.

La firma Claro ha expresado también su inconformidad, pero, al ser consultados por EL TIEMPO, sus voceros prefirieron no opinar. Igualmente, Telefónica, otro de los operadores que se quedaría sin el fútbol colombiano, declinó hacer comentarios. “No hemos podido llegar a un acuerdo que tenga una lógica comercial para nosotros”, dijo un directivo.

Esa lógica se basa en el número de usuarios, pues si bien el costo individual al mes no suena muy alto (apenas superior a un dolar), al multiplicar por el total de televidentes las cifras son muy diferentes a lo que costaron estos derechos antes.

En el año 2006, TV Cable y Une se unieron para pagar 17 millones de dólares por los derechos durante cinco años. TV Cable luego fue adquirida por Telmex y se convirtió en Claro. Si hoy esta firma pagara la tarifa de Win Sports, por los mismos cinco años, el costo subiría a 108 millones de dólares.

Une es una empresa pública y tendría que pagar 66 millones de dólares por cinco años. Su presidente insiste en que no puede hacer un negocio ‘a pérdida’, pero no cierra la puerta a la negociación: “Nosotros tenemos la mejor disposición, pero vea los partidos de la señal abierta, hace rato que no pasan partidos de Nacional o Medellín, para presionar a Une (su mercado más fuerte está en Antioquia)”.

A esta situación se suma la preocupación de las autoridades antioqueñas, pues los aficionados locales frecuentan los bares donde sí pueden ver a sus equipos, y esto ha propiciado reacciones violentas, estimuladas por el alcohol.

Una alternativa para seguir con el fútbol ‘abierto’

Según el presidente de Win Sports, Mauricio Correa, también se está estudiando transferir el partido que hoy se transmite por señal abierta al sistema de Televisión Digital Terrestre (TDT), al cual el Gobierno Nacional quiere fortalecer con contenidos atractivos. Por ejemplo, este sistema transmitirá el Mundial de Ciclismo en Pista, desde Cali, la próxima semana.

No obstante, el desconocimiento de esta tecnología y la necesidad de un dispositivo para sintonizar esta señal serían un obstáculo para muchos televidentes.

Desde Miami, el presidente de RCN, Gabriel Reyes, aseguró que apenas se están evaluando las implicaciones del tema, en aras de que no termine afectado el televidente.

JULIO CÉSAR GUZMÁN
Editor Cultura y Entretenimiento