Archivo

Estos son los veinte expedientes perdidos en la Judicatura

Hay 6 procesos contra 9 magistrados, entre estos una togada vinculada al caso Jamundí.

22 de febrero 2014 , 09:35 p.m.

De nuevo, la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura está en medio de un escándalo.

Hace apenas tres meses uno de sus magistrados, Henry Villarraga, tuvo que renunciar por unas comprometedoras conversaciones con el coronel Róbinson González, llamado a calificar servicios, preso por ‘falsos positivos’ y ahora, indagado por presunta corrupción en la contratación del Ejército.

Y ahora, el magistrado que asumió su despacho, Néstor Osuna, denunció que 20 de los 592 expedientes que debían estar en su oficina desaparecieron por tres semanas. Así consta en un informe en manos de la Fiscalía y de María Mercedes López, cabeza de la Sala Disciplinaria.

La Judicatura hizo un listado confidencial de los faltantes y EL TIEMPO estableció que hay 6 procesos contra 9 magistrados, 9 contra abogados y 4 contra jueces y fiscales regionales. La lista la encabeza el magistrado del Tribunal Superior de Florencia, Jhon López Gartner. Le siguen los magistrados Joselyn Gómez, Edwar Pérez y William Romero, magistrados del Tribunal de Cundinamarca. También hay indagaciones en torno al magistrado Oswaldo Carreño, de la Judicatura de Boyacá; a Baudilio Murcia, del Caquetá, y a Orlando Pérez, de Popayán.

La última en la lista es la magistrada Esperanza Durán Ariza, del Tribunal de Cali.

En un primer análisis hecho por los investigadores, se encontró que Durán fue una de las magistradas que confirmaron, en segunda instancia, la rebaja de pena al coronel Bayron Carvajal, condenado por la masacre de policías en Jamundí (Valle). En 2010, la condena pasó de 54 años a casi 30. Y a 13 de sus hombres se les redujo de 50 años a 8 años y dos meses.

¿Qué hay detrás?

Varios magistrados están desconcertados con este caso porque, según les explicó Osuna, cuatro de sus abogados verificaron y marcaron los expedientes (en cuatro diferentes chequeos) y siempre faltaban los mismos.

Pero, luego de un fin de semana, empleados de la Secretaría se ofrecieron a hacer el inventario y, tras varias horas de trabajo, los procesos empezaron a aparecer en el mismo lugar en donde el grupo de Osuna buscó.

Para saber qué ocurrió ese fin de semana, se le acaba de pedir al magistrado Ovidio Claros que entregue los videos de las cámaras de seguridad que él instaló en el piso 8 para la vigilancia de su despacho. Solo hasta entonces se rendirá un informe público.

A excepción de Oswaldo Carreño, se intentó ubicar a los magistrados mencionados. Pero ninguno respondió los mensajes. De la magistrada Durán se supo que ya se jubiló.

Villarraga no se ha pronunciado sobre el nuevo episodio que lo involucra. Solo hizo saber que a él se le había perdido, en el 2009, uno de los expedientes. Pero, por sus antecedentes, la Fiscalía evalúa si revisa los procesos reportados por el magistrado Osuna.

Las dudas en torno a Villarraga

En conversaciones en poder de la Fiscalía queda en evidencia que Henry Villarraga intentaba favorecer con su ponencia al oficial Róbinson González, para que su proceso pasara de la justicia ordinaria a la militar. No lo logró, pero en las cintas también se oye que intentó tramitar con González una libreta militar para su hijo Fernando y munición. Además, se habla del pago de $ 400 millones que el exmagistrado siempre ha negado. También fue denunciado por el ‘carrusel’ de pensiones en la Judicatura.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com