Archivo

Meluk le cuenta... (Un clásico de obsesión depresión y ansiedad)

Santa Fe y Millos disputarán el primer clásico del año con realidades y necesidades distintas.

notitle
21 de febrero 2014 , 08:25 p.m.

Anda rodando una frase en los chats y en las redes sociales que retrata, de pies a cabeza, el clásico de esta tarde entre Santa Fe y Millonarios, el primero de la temporada del 2014.

Dice, palabras más, palabras menos, que la depresión es el exceso de pasado; la ansiedad, el exceso de futuro; y la obsesión, el exceso de presente... Es buena, ¿no? Se podría decir que este sábado llegan dos pacientes con cuadros anímicos distintos al mismo diván de El Campín.

Un Santa Fe que anda obsesionado con su gran actualidad de juego efectivo, práctico, números redondos, grandes contrataciones, liderazgo invicto en la Liga (5 ganados, 1 empatado), con la segunda mejor delantera y la mejor defensa del campeonato; con fuertes contrataciones y sus dos poderosos equipos (el titular y el suplente). Es el Santa Fe obsesionado con llegar lo antes posible a los 27 puntos (cifra teórica de clasificación) para meterse de lleno en su otra idea fija y persistente: la Copa Libertadores. Vive un exceso de presente producto de su juego ya consolidado.

Millonarios, en cambio, anda con la depresión de su inmediato pasado, en el que regaló 4 puntos contra Pasto y Once Caldas. En Pasto no tuvo definición y con un hombre de más no fue capaz de ganar, como debió ocurrir. Contra Once Caldas lo que no tuvo fue fútbol: cuando se ganó la lotería con un golazo del portero, la despilfarró con un derroche de mal juego, exceso de quietud, exagerados errores defensivos y despilfarro de pases imprecisos. A ese cuadro se le añade que presenta una intensa ansiedad por saber si la propuesta futbolista de su entrenador español (Juan Manuel Lillo) cuajará y, de ser así, cuánto tiempo le llevará tenerla a punto.

Así las cosas, Santa Fe llega a este clásico como obvio favorito. Es evidente. Pero en fútbol siempre, pero siempre, hay que jugar primero.

Millonarios ya lo demostró en su inesperado gran triunfo sobre Nacional, en ese partido en el que fue una aplanadora de presión y luego, mal que bien, sostuvo el resultado gracias a su efectividad de gol. Nadie es derrotado en la víspera.

Santa Fe tiene aún abierta la herida de la final de la Liga-I del año pasado, cuando, siendo superfavorito para levantar el trofeo en su casa, frente a su público, Nacional abrió la nevera, sacó la champaña y se la tomó de un solo y largo sorbo. Nadie ha ganado en la víspera. En el fútbol hay que revalidar el favoritismo en el campo porque lo que la lógica dicta se parte como la frente de Goliat con la pedrada de David.

Un Santa Fe repleto de presente contra un Millonarios con su carga de pasado y su afán de futuro. Obsesión contra depresión y ansiedad. Favoritismo contra reto. Así se revela el clásico de este sábado desde el diván...

"El fútbol es imprevisible porque todos partidos empiezan cero a cero”, Vujadin Boskov exfutbolista y DT serbio.

Posibles formaciones de los equipos

Santa Fe: Camilo Vargas; Yulián Anchico, José Julián de la Cuesta, Francisco Meza, Luis Carlos Arias; Édison Méndez, Daniel Torres, Luis Seijas, Omar Pérez; Wílder Medina y Jonathan Copete.
DT: Wilson Gutiérrez.

Millonarios: Luis Delgado; Oswaldo Henríquez, Román Torres, Andrés Cadavid, Lewis Ochoa; Rafael Robayo, Fabián Vargas, Álex Díaz, Máyer Candelo; Omar Vásquez y Dayro Moreno.
DT: Juan Manuel Lillo.

 

 

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes de EL TIEMPO