Archivo

'Creamos bicicletas de Bogotá para el resto del mundo': Cornelia Bicis

En 2008, jóvenes vendían ciclas frente a la iglesia de Lourdes y hoy tienen una empresa reconocida.

notitle
21 de febrero 2014 , 05:42 p.m.

Por las calles de Argentina, Francia, Rusia y Suecia ruedan bicicletas colombianas creadas por un grupo de cuatro jóvenes que desde hace seis años se dedican a personalizar estos vehículos para cada uno de sus clientes.

“Un sueco vino hace meses porque quería una bicicleta para su esposa. Nos la mandó a diseñar y cuando se la entregamos la envió directo para su país”, contó David Segura, creador de la empresa Cornelia Bicis.

La marca se caracteriza por personalizar los diseños de sus compradores, pues mezclan bicicletas antiguas con “marcos coloridos y una variedad de elementos que las definen como colombianas”, señaló.

Por esta razón se han dado a conocer en el exterior. A través de las redes sociales los extranjeros “se enteran de este sitio y luego, cuando llegan a la ciudad, nos encargan algún estilo que se llevan a sus países”, afirmó.

Así fue como “un cliente ruso, que es esgrimista, nos contactó y cuando visitó Bogotá pidió una Cornelia. Luego la empacó y se la llevó para Moscú”, indicó Segura, para quien esto es algo frecuente.

Este proyecto se inició en el 2008 cuando los fundadores de Cornelia comenzaron a vender bicicletas frente a la iglesia de Lourdes y desde entonces han ganado espacio en el mercado con un detalle particular: hacer las bicicletas según la personalidad del cliente.

Una de las dudas que tienen varios bogotanos al comprar bicicletas hechas en la ciudad es la calidad. “Yo siento que la industria criolla aún está atrasada y me da temor invertirle plata a algo que puede dañarse”, aseguró, por ejemplo, Andrés Rivera.

Lo contrario opina Diego Díaz, quien hace un año adquirió una Cornelia y desde entonces afirma que solo se ha pinchado una vez, como le pasaría a cualquier otro ciclista. “A mí la cicla nunca me ha dejado botado, ni tampoco se le ha roto nada. Yo me transporto todos los días de la casa a la universidad, de ahí salgo para el trabajo y la cicla soporta el ritmo”, afirmó.

Díaz señaló que su motivación por adquirir una de las bicicletas personalizadas fue la idea de “tener algo único, que no lo tuviera nadie”. Según él “la bicicleta es el reflejo de uno”.

Juliana Rey, una bogotana que compró su Cornelia hace dos años, halló en ella un alivio para su espalda. “La idea era buscar una bici que no me maltratara la cintura, porque tengo problemas de columna. Entonces pedí un sillín especial y desde ahí ando con mi bici para todo lado”, aseguró.

Bicis para ejecutivos

Mujeres de falta y tacón y hombres con trajes formales han optado por un estilo de bicicleta que les permite combinar la elegancia y su trabajo.

“Muchos empresarios han visto la opción de llegar en bicicleta a sus lugares de trabajo, pero en una bicicleta elegante. Un cliente nos decía que era como andar en un carro Roll Royce pero de dos ruedas”, indicó David Segura, propietario de Cornelia Bicis.

REDACCIÓN BOGOTÁ