Archivo

'Crisis en Venezuela es un golpe de Estado planeado por EE. UU.'

Evo Morales, firme aliado ideológico de Caracas, insta a Santos a defender al presidente Maduro.

notitle
21 de febrero 2014 , 04:44 p.m.

El pedido de diálogo formulado por Estados Unidos y Colombia para detener la crisis política en Venezuela busca en realidad adelantar las elecciones o revocar el mandato del presidente Nicolás Maduro, denunció este viernes el mandatario boliviano, Evo Morales.

"El gobierno de EE. UU. y el gobierno de Colombia piden diálogo con la esperanza seguramente para que del diálogo salga: adelantar las elecciones o un referendo revocatorio, eso están buscando", dijo Morales en un acto público en Cochabamba (centro del país).

La crisis en Venezuela, que se inició el 4 de febrero con protestas estudiantiles por la inseguridad en las casas de estudios superiores, "es un golpe de Estado, planificado por el gobierno de Estados Unidos", concluyó.

El gobernante boliviano, firme aliado ideológico de Caracas, consideró que el "diálogo por las reivindicaciones sociales, bienvenido, pero diálogo no hay sobre la Constitución ni sobre la parte política".

En cambio, afirmó, "quiero decirles que (a los presidentes de EE. UU. y Colombia) en vez de defender el diálogo, si son presidentes democráticamente electos, tienen que defender al presidente Maduro porque ha sido electo democráticamente por su pueblo".

Según Morales, "esta agresión del imperio norteamericano contra Venezuela es una venganza contra la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños)", que declaró "en una cumbre en La Habana zona de paz a la región".

Washington "quiere tumbar a Maduro, que ganó limpiamente las elecciones de su país", protestó Morales.

La Paz y Caracas desarrollaron, desde que Morales asumió en 2006 su primer mandato, un fuerte hermanamiento, especialmente durante el gobierno del extinto Hugo Chávez.

Chávez financió el primer tramo del programa "Bolivia cambia, Evo cumple", consistente en la entrega de obras de infraestructura.

Según datos oficiales, la deuda de Bolivia con Venezuela totaliza 166 millones de dólares.

AFP