Archivo

Gobierno Maduro militariza el Táchira alegando presencia 'paramilitar'

Señalan a colombianos como responsables de bloqueos. Buscan quitar inmunidad a diputada opositora.

notitle
20 de febrero 2014 , 07:31 p.m.

En el marco de las “medidas especiales” para reestablecer el orden en el fronterizo estado Táchira, uno de los epicentros de las protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, el ministro de Relaciones Interiores, mayor general Miguel Rodríguez Torres, anunció este jueves que reforzará la presencia militar en la región para detener a paramilitares colombianos que estarían generando disturbios.

Rodríguez Torres indicó: “Hemos detectado personal colombiano que viene a cumplir misiones como paramilitares armados en las guarimbas (cierre de vías) que están haciendo en San Cristóbal”, capital de esta región.

El funcionario aseguró que en las operaciones de estos irregulares “está metida la mano de Álvaro Uribe”, expresidente colombiano, a quien identificó como el “profesor” de Daniel Ceballos, alcalde de San Cristóbal y militante de Voluntad Popular (VP), partido fundado por Leopoldo López.

López está preso en estos momentos en la cárcel militar de Ramo Verde por su presunta responsabilidad en los hechos de violencia ocurridos al final de la marcha opositora del pasado 12 de febrero, que arrojaron un saldo de tres asesinados, casi 70 heridos y más de cien detenidos. El Ministerio Público imputa al dirigente opositor una serie de delitos que podrían tenerlo diez años tras las rejas, pero descartó los de terrorismo y homicidio calificado.

Rodríguez Torres se refirió al asesinato de Génesis Carmona, reina del turismo, que recibió un impacto de bala en su cabeza durante las protestas acaecidas en Valencia, estado Carabobo, el pasado martes: “Esa muchacha murió por una bala que salió de sus propias filas”, y dijo que basa su versión en el relato de “testigos de la misma agrupación con la que ella andaba”.

El gobernador del estado Carabobo y dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Francisco Ameliach, había publicado el lunes un mensaje en su cuenta Twitter (@AmeliachPSUV) que rezaba: “UBCH (unidades de base del PSUV) a prepararse para el contraataque fulminante. Diosdado (Cabello, presidente de la Asamblea Nacional) dará la orden”. Un día después, ocurrió la agresión contra la reina.

De otra parte, grupos chavistas consignaron ante la Asamblea Nacional (AN) diez mil firmas con las que solicitan le sea allanada la inmunidad a la diputada opositora María Corina Machado, quien junto a López ha promovido las manifestaciones. Si la mayoría oficialista de la cámara acoge esta petición, esto permitiría sacar a Machado de la AN y proceder con su enjuiciamiento.

“Sabemos que la diputada María Corina Machado está detrás de toda esta guerra sucia contra la patria”, exclamó Elvis Amoroso, presidente de la Comisión de Política Interior del Parlamento.

Más allá de las declaraciones, las denuncias de violaciones de los derechos humanos y las acciones del Gobierno para contener a los jóvenes, las protestas continuaban este jueves en Caracas y otras ciudades. En Puerto Ordaz y Barquisimeto seguían los choques, lo que aumentaba el número de heridos. Por todo, van seis muertos.

Tensión diplomática

El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, ordenó llamar a consultas al embajador panameño en Venezuela, y expresó que deplora la “situación de violencia” en el país suramericano.

“He instruido al canciller llamar a nuestro embajador en Venezuela -Pedro Pereira- a consultas”, escribió el mandatario panameño en su cuenta de Twitter. Martinelli hizo el anuncio poco después de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó a Panamá de injerencia en sus asuntos internos y llamó a consultas a Caracas a su embajadora en el país centroamericano, Elena Salcedo.

En declaraciones a una radio venezolana, el canciller de ese país, Elías Jaua, dijo que Maduró llamó a consultas a Salcedo “por declaraciones injerencistas de la Cancillería panameña”, que ha opinado sobre “cómo el gobierno de Venezuela debe tratar el enfrentamiento con grupos violentos que tratan de desestabilizar”.

Maduro no se ha referido a las declaraciones del presidente peruano, Ollanta Humala, pero sí lo hizo con dureza y agresividad frente al llamado al diálogo que hizo el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

Humala dijo: “Ante la tensa situación política que vive Venezuela en las últimas horas, en nombre del Gobierno peruano me permito hacer un llamado a la calma y al diálogo”.

PEDRO PABLO PEÑALOZA
Para EL TIEMPO
CARACAS
*Con Agencias