Archivo

Piden mayor control en el estrecho del río Magdalena en el Huila

Turistas y Defensa Civil coinciden en que debe haber más señales tras cinco ahogamientos.

notitle
20 de febrero 2014 , 07:26 p.m.

Un destino turístico últimamente más frecuentado que nunca por su cercanía al Parque Arqueológico de San Agustín es el Estrecho del Magdalena, en sur del Huila. Allí, un fenómeno natural cobra vida: el caudal del río Magdalena pasa por un corredor de piedra de apenas dos metros de ancho.

Este lugar guarda más que belleza, es mítico. Como si la magia y el misterio que rodean las esculturas de San Agustín se extendieran por 20 kilómetros más y llegaran hasta el rocoso estrecho.

A ese sitio llegó Holman Ibarra, su novia Tatiana Vanegas Tafur y un amigo, el segundo viernes del pasado enero. “Yo sabía que ese lugar era peligroso, porque manejo esos temas en el periódico, pero suponía que era por imprudencia de la gente”, dijo Ibarra, editor del Diario Olé, de Neiva.

Unos metros después de que el agua atraviesa el apretón de los grandes peñascos, aparece una playa muy atractiva para los turistas. Ese día, hasta los niños estaban disfrutando del río, contó Ibarra.

“La corriente nos llevó a un rápido. Yo alcancé a salir pero a ella la encontramos al otro día bajo el agua, junto a una piedra”, lamentó el periodista y recordó unas cinco historias similares que escribió en el último año, en su periódico.

“Unos días antes se ahogó un muchacho, en ese mismo punto, y dos días después murió otra muchacha; es que esa parte del río tiene algo que yo llamo místico”, advirtió.

Para Holman, en el Estrecho deberían fijar un aviso que advierta del alto riesgo de ahogamiento. “Algo que por lo menos diga: ‘ojo, cada semana alguien se ahoga aquí’ ”, expresó.

Uriel Cardona, jefe de zona de la Defensa Civil seccional Huila, coincidió con Ibarra.

“Durante la historia, siempre ha sido muy reiterativa la recuperación de cuerpos allí y no es un secreto; debería tener señalización que le advierta a los ecologistas el peligro”, expresó.

Según datos de la Defensa Civil, en los últimos dos años cinco personas se han ahogado en ese sector del río Magdalena.

“Para ser un sitio tan turístico, no debería presentarse esta cantidad de muertes. La gente cae al río, atraviesan unos túneles internos, es un recorrido de dos kilómetros y cuando los saca la corriente ya están sin vida”, afirmó Cardona.

Milton Betancourt, guía del lugar, ha visto cómo muchas personas buscan cumplir la hazaña de saltar los dos metros del estrecho.

“Muchos tienen la osadía de saltarse el río y pierden el equilibrio. Las corrientes subterráneas de unos 70 kilómetros por hora succionan y no hay forma de soltarse. Según me han contado los policías de turismo que llevan mucho tiempo aquí, conocen unos 25 casos de ahogados en los últimos años”, aseguró.

‘Visitantes deben cuidarse’

Para Julio Prieto Morales, operador turístico del Huila, los visitantes al estrecho deben tomar sus propias precauciones.
“Tendríamos que poner vallas a lo largo de todo el río y mantener un policía de turismo sería conveniente, pero hay muy pocos en el departamento y que se hayan presentado muertes allí, eso no significa que el lugar sea peligroso”, opinó.

LAURA SEPÚLVEDA HINCAPIÉ
Corresponsal de EL TIEMPO