Archivo

Buscan recuperar los parques de la comuna Popular de Medellín

De los 63 escenarios deportivos y recreativos que hay en la comuna Uno, 27 son intervenidos.

20 de febrero 2014 , 10:29 a.m.

Los vecinos del parque recreativo la Divina Providencia, del barrio Popular 1, antes veían hombres fumando y vendiendo marihuana. Ahora ven niños jugando fútbol y apropiándose del lugar.

Este es uno de los 27 parques y escenarios deportivos que desde hace cinco meses están siendo recuperados en la comuna Popular. Las autoridades buscan combatir el consumo de drogas y la presencia de combos.

El concejal Yefferson Miranda, líder del proyecto, aseguró que en estos espacios no solo se contrarrestan las plazas de vicio y los grupos armados sino que también se mejora la infraestructura.

María Cecilia Duque, vecina de la Divina Providencia, contó que antes de iniciar la intervención, un combo le cobraba 25.000 pesos a los jóvenes por el alquiler de la cancha. “Ahora, niños y adultos vienen a jugar fútbol y no tienen que pagar un peso”, afirmó.

Aunque Duque reconoció que hubo una disminución en la venta y consumo de drogas, explicó que aún se ven muchachos 'trabándose' en los alrededores del parque y que aún faltan mejoras.

Los 27 parques y escenarios que están en proceso de recuperación, tendrían policías permanentes. “Hay siete cuadrantes que tienen como obligación vigilar cada uno de esos escenarios”, indicó el concejal Miranda.

Por su parte, el teniente Cristián Andrés Castillo Marín, comandante (e) de la estación de Popular, precisó que en los últimos cuatro meses, 183 personas fueron capturadas en alrededores de los parques por comercializar droga.

Para el oficial, estas capturas, agilizan la recuperación.

En el Popular hay más de 40 policías y este semestre la cifra se duplicará. A lo que se le suma, que la Secretaría de Seguridad instalará 15 cámaras en los escenarios priorizados. El Inder pondrá avisos de prohibición de consumo de drogas y uso de armas en los sitios.

La recuperación de los parques y escenarios deportivos en el Popular es un plan piloto que sería replicado en otros 36 escenarios de esa comuna, en 218 de Medellín que reportan consumo de drogas y 120 más que registran presencia de grupos armados en la ciudad.

El reto de recuperar los parques recreativos es grande. El Rompoy, Santo Domingo II, Tablones, Metro Cable III, Moscú y Villa Guadalupe son algunos de los priorizados porque se encuentran en los puntos más críticos de la comuna.

El concejal Miranda y el comandante Castillo buscan que estos escenarios de día sean utilizados para jugar fútbol y de noche para ver cine gratis. Por lo que uno de los proyectos es crear salas abiertas para video.

El objetivo es que se conviertan en un punto referente de los barrios y que lo jóvenes se apropien tanto de estos espacios, que delincuentes no podrían tener cabida. Tampoco las riñas, la droga y las extorsiones.

“Qué bueno que hay intervención en estos espacios que tantos años fueron olvidados por el Estado y gobernados por combos”, concluyó Duque, la vecina.

Denuncian ‘vacunas’ a niños en parque lineal

Mientras Carlos mira a más de 50 niños de su barrio bañarse en el espejo de agua del parque lineal Granizal, integrantes de un combo, al parecer, cobran ‘vacunas’ y contabilizan el tiempo de cada chapuzón.

Los fines de semana, Carlos quisiera bañarse en lo que para él es una piscina dentro del barrio.

Al igual que este menor de 12 años, otros niños se quedan por fuera o disfrutan poco tiempo de un sitio que es público.

La media hora cuesta 500 pesos, denuncia la madre de Carlos, quien no está dispuesta a pagar para que su hijo se distraiga en el barrio.

El concejal Yefferson Miranda asegura que, al parecer, la banda ‘la 38’, que aún no está extinguida, cobra a los menores el tiempo en el agua.

El parque lineal de Granizal es uno de los 11 parques del Popular 1 que falta por recuperar. “Allí todavía mandan los combos”, dice la madre.

El corporado pidió a la Secretaría de Seguridad y a la Fuerza Pública que intervenga este espacio porque “los niños tienen una gran necesidad de usar esa piscina”.

Presuntamente, uno de los integrantes de ese combo hizo una reforma en el espejo de agua para que pareciera una piscina y empezó a cobrar su uso.

Esa denuncia llegó a la Secretaría de Seguridad. Aunque la entidad no confirma que se trate de extorsiones de combos, reconoce que son cobros ilegales. Por lo que la madre exige que se cierre el lugar.

“Mientras tanto, los niños pagan de manera inocente por cada chapuzón o simplemente se quedan mirando mientras los otros se divierten”, concluye.

Deicy Johana Pareja M.
Redactora de EL TIEMPO
Medellín