Archivo

Exfutbolista Darío Silva dice que nueva prótesis le permitirá correr

El exdelantero uruguayo confesó a EL TIEMPO que no extraña el fútbol. Habló de su proyecto político.

notitle
19 de febrero 2014 , 07:49 p.m.

Correr, gobernar y ser papá. Tres proyectos de vida emocionan al exfutbolista internacional Darío Silva, quien habló con EL TIEMPO sobre cómo es su vida ocho años después de retirarse del fútbol.

La leyenda del fútbol uruguayo, quien perdió su pierna derecha tras sufrir un accidente automovílistico, quiere otra Uruguay y planea lograrlo desde la Intendencia de Rocha, un departamento ubicado en el sureste de ese país.

Una nueva pierna ortopédica, creada por él y sus amigos, y el embarazo de su esposa, también motivan su nueva vida, en la que no extraña las canchas de Uruguay, Italia, España e Inglaterra.

El exjugador, de 41 años, le envió un mensaje de aliento a Radamel Falcao y dijo que espera verlo jugar en el Mundial de Brasil.

¿A qué se dedica por estos días?

Vivo en Uruguay. Soy candidato a la Intendencia de Rocha. Ahora estoy dedicado a la actividad política del 'Sector Blanco' -como se le conoce al movimiento Concertación Republicana Nacional-. En junio se realizarán las consultas internas, así que espero ganar ahí. Somos tres los aspirantes.

¿Por qué eligió ese departamento del sureste de Uruguay?

Rocha es un diamante en bruto. Los políticos que han gobernado no han aportado nada para la gente del pueblo. Hay muchos pobres. Las personas necesitan trabajo, salud y seguridad. Lo más importante de mi campaña política es la protección de la vida humana, de la gente de Rocha.

¿Qué lo llevó a elegir el camino de la política?

La gente está aburrida de escuchar a los políticos y de que no se haga nada. Puedo llegar a hacer cosas positivas. Hay que intentarlo para que la gente esté tranquila. Uruguay está retrocediendo. Los políticos solo piensan en sus bolsillos y no en la gente, deberían pensar más en la gente que vota y no en su propio bienestar económico.

¿En algún momento de su vida imaginó que estaría vinculado a la política?

No, nunca lo había pensado. Pero las injusticias que existen me motivaron a ser candidato.

¿Qué le ha parecido injusto en Uruguay?

Que grandes empresas lleguen al país, pero a quitarle la mano de obra a los uruguayos. Quiero que los uruguayos tengan la leche y el pan, y que sus hijos estén en la escuela. Otra injusticia la viví cuando quise estar en los Juegos Paralímpicos del 2012. En este país no les interesa la participación de una persona en esos eventos.

Los caballos lo motivaron en su rehabilitación. Su gratitud con estos animales llegó tan lejos que fue jurado en concursos. ¿Realiza todavía estas actividades?

Los caballos árabes son perfectos. Aunque me interesan, los estoy dejando a un lado, como varias cosas. Lo que viene es mucho más interesante. Prefiero estar en la política y ayudar a la gente.

Cuéntenos sobre la nueva pierna ortopédica que diseñó...

Estoy contento porque volveré a correr. Modifiqué, junto con mis amigos, la pierna ortopédica que tenía. Me va a servir para correr, saltar, bailar... Está en pruebas, pero en su momento la mostraré.

¿Recibió alguna asesoría médica?

La única asesoría fue mi cerebro. Comencé a trabajarla hace un mes y hay un 99 por ciento de posibilidades de que esta pierna me permita correr tranquilamente. Lo voy a lograr. Es bastante liviana y cómoda. Podría usar chanclas, caminar en la playa. Para mí es importante la estética. Recuerdo que los médicos se lamentaban mucho porque acepté usar la pierna ortopédica de fibra de carbono, pero confié en mí y decidí hacer lo que me parecía que estaba bien.

¿Alguna religión o creencia lo fortaleció en los últimos años?

Respeto a las religiones, pero no soy religioso. Creo en mí mismo. Jugando fútbol mi carácter fue muy duro. No daba un balón por perdido. Trabajaba para alcanzar un triunfo y me sacrificaba por la camiseta que estaba usando. Ahora estoy usando mi propia camiseta y quiero sacar adelante mi propio partido. Con mente fría y corazón caliente, como siempre he dicho.

¿Viajará al Mundial de Brasil?

Sí viajaré. Espero ver los partidos que juegue Uruguay. Todos los equipos son complicadísimos. Hoy en día es difícil dar una estadística. Entre los mejores están Francia, Italia, Alemania, Inglaterra, España, Argentina, y por supuesto, Colombia.

¿Qué mensaje le envía a Radamel Falcao?

Que se recupere y que esté lo mejor posible. Es un jugador excepcional y se merece estar en el Mundial. El mensaje él ya lo tiene grabado en su cerebro. Él dice que va a llegar a Brasil y va a llegar. El cerebro graba el mensaje y lo lleva al cuerpo y el cuerpo lo acepta. Hay que creer en esa posibilidad.

¿Extraña el fútbol?

No extraño el fútbol, pero me gusta verlo. El fervor en el campo de juego quedó atrás. Ahora tengo una responsabilidad más grande: la política. Siempre he luchado por esa gente trabajadora que iba al campo de juego con pocos pesos.

¿Cuál es el mejor futbolista del mundo para usted?

Edinson Cavani, del París Saint Germain. Es el mejor.

¿Cómo cree que será su vida en cinco años?

Me imagino terminando de gobernar. No repetiré en la política. En cinco años estaré descansando, dedicado a mi familia. Mi esposa tiene un mes y medio de embarazo, así que estaré entregado a mis cuatro hijos.

MARÍA DEL PILAR CAMARGO CRUZ
REDACCIÓN ELTIEMPO.COM
@PilarCCruz
pilcam@eltiempo.com