Archivo

Leopoldo López va a la cárcel para que 'Venezuela despierte'

Ante miles de personas, el líder opositor llamó a seguir en las calles la lucha contra el gobierno.

notitle
18 de febrero 2014 , 10:54 p.m.

Cumplió con su palabra y terminó preso. El dirigente opositor Leopoldo López, sobre quien pesaba una orden de captura por su presunta responsabilidad en los hechos de violencia ocurridos el pasado 12 de febrero, salió este martes de la clandestinidad y se entregó a efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Lo hizo a su manera. El domingo pasado, a través de un video colgado en YouTube, López había convocado una marcha que él mismo encabezaría hasta la sede del Ministerio de Relaciones Interiores para “dar la cara” ante las acusaciones en su contra. Al final, las autoridades impidieron esta caminata y el líder de Voluntad Popular (VP) se puso a las órdenes de la GNB en la plaza Brión de Chacaíto, luego de pronunciar un discurso frente a las miles de personas que le acompañaban. “El día de hoy (martes) yo me presento ante una justicia injusta, que no juzga de acuerdo a la Constitución, una justicia corrupta que no juzga de acuerdo a las leyes. Si mi encarcelamiento sirve para el despertar del pueblo y para que la mayoría de los venezolanos que queremos cambio podamos construirlo, entonces valdrá la pena”, expresó el economista y exalcalde del municipio Chacao.

López llamó a mantener la lucha en la calle para salir del gobierno del presidente Nicolás Maduro: “Tenemos que construir una salida a esta crisis, una salida que debe ser pacifica, constitucional, pero en la calle, ya no nos quedan en Venezuela medios de comunicación libres para expresarnos, y ante eso, si los medios callan, que hable entonces la calle”, sentenció.

La actividad, en respaldo a López, contó con la presencia del gobernador del estado Miranda y excandidato presidencial de la unidad, Henrique Capriles, la diputada independiente a la Asamblea Nacional María Corina Machado, y otros representantes de la alianza opositora. En su trayecto a prisión, el fundador de VP contó con un chofer de excepción. “En este momento el compañero Diosdado (Cabello, presidente de la Asamblea Nacional) va manejando él su carro y llevando a una cárcel fuera de Caracas a Leopoldo López”, reveló Maduro, que al momento del arresto de López recibía en el palacio de Miraflores una manifestación en apoyo a la revolución bolivariana.

Frente a sus simpatizantes, Maduro indicó que López, a quien identificó como “el jefe político de la derecha fascista” en el país, “tiene que responder ante las leyes por sus llamados a la sedición y al desconocimiento de la Constitución”. El mandatario repitió, sin mostrar pruebas, que “la ultraderecha de Miami y Venezuela” planeaban asesinar a López para provocar una guerra civil en Venezuela. “Le salvamos la vida al encarcelarlo”, dijo.

Mientras esto ocurría en Caracas, la protesta contra Maduro seguía encendida en varias ciudades, algunas multitudinarias en Valencia y Barquisimeto.

Este martes en la noche se convocaba un cacerolazo nacional contra Maduro, uno más en esta crisis que ya suma 4 muertos tras confirmarse que un manifestante fue arrollado por un auto el lunes.

Rosario de imputaciones

El 13 de febrero el tribunal 16 de control de Caracas emitió una orden de captura contra Leopoldo López. El organismo judicial lo responsabiliza de provocar la muerte de tres personas tras convocar las manifestaciones del 12 de febrero, cuando se produjeron violentos disturbios en varias ciudades venezolanas.

A López, coordinador de Voluntad Popular, partido perteneciente a la Mesa de la Unidad Democrática, la Fiscalía General de Venezuela también lo acusa de terrorismo, lesiones graves, incendio a edificio público, daños a la propiedad pública, delitos de intimidación pública y de asociación e instigación a delinquir. La juez decidirá hoy si mantiene detenido a López.

PEDRO PABLO PEÑALOZA
Para EL TIEMPO
CARACAS