Archivo

Dos condenados por las 'chuzadas' del DAS tramitan libertad

Fernando Tabares y Jorge Lagos redimieron penas sembrando hortalizas en un cultivo hidropónico.

18 de febrero 2014 , 07:51 p.m.

Los capitanes Fernando Tabares y Jorge Lagos, los primeros condenados por las ‘chuzadas’ del DAS, pidieron a la justicia que los deje en libertad. Argumentan que ya cumplieron con las tres quintas partes de su pena.

El abogado Édgar Ruiz le confirmó a EL TIEMPO que hace dos semanas los oficiales en retiro pidieron al juez 14 penal del circuito de Bogotá que les conceda la libertad ya que ellos están pendientes de que el Inpec certifique su buen comportamiento y el trabajo en detención.

“El Inpec está demorado con la entrega de esas certificaciones”, indicó Ruiz.

Los oficiales permanecen detenidos desde abril del 2010 en un batallón de Infantería en Bogotá, en donde sembraron hortalizas en un cultivo hidropónico, con lo cual, por dos días de trabajo redimen uno de pena.

En la unidad militar se dispuso de un espacio de cerca de 100 metros para que los altos exoficiales de la Armada trabajaran en una huerta improvisada.

Lagos, exjefe de contrainteligencia del desaparecido DAS, y Tabares, exdirector de Inteligencia del mismo organismo, aceptaron su responsabilidad en las interceptaciones ilegales. Los dos se convirtieron en testigos de la Fiscalía y fueron condenados a 8 años de cárcel.

En el 2010, jueces de Bogotá avalaron un preacuerdo entre la Fiscalía y los exoficiales, y la reducción de la condena de 12 a 8 años.

Los exfuncionarios hacen cuentas de que cumplieron casi cuatro años en prisión y que el nuevo código carcelario les permite pedir la libertad al cumplir las tres quintas partes de la pena y no las dos quintas partes como estaba en el código anterior.

Según la Fiscalía, tanto Lagos como Tabares hicieron parte de una organización que entre el 2005 y el 2008 desplegó seguimientos ilegales en contra de magistrados de la Corte Suprema y de los entonces congresistas Piedad Córdoba y Gustavo Petro, “al haber sido estos considerados como blancos políticos y, en consecuencia, materia de acciones sistemáticas de inteligencia estatal, por fuera de la ley”.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com