Archivo

Kirchnerismo = intimidación

El 10 de diciembre pasado se cumplieron treinta años del regreso de la democracia a la Argentina.

17 de febrero 2014 , 11:33 p.m.

Sin embargo, la libertad de expresión no tiene motivo alguno para celebrar.

En efecto, desde hace diez años, medios y periodistas pasaron a soportar, como algo cotidiano, persecuciones; presiones; agresiones físicas; cepo oficial para que las grandes cadenas de supermercados no pauten en los diarios críticos; intimidaciones del organismo recaudador (Afip); falsas denuncias penales; fuerte hostigamiento público por la presidenta Cristina Kirchner o sus ministros; y, por la aplicación de la ley de medios audiovisuales, la directa posibilidad del desguace del Grupo Clarín o su fractura en unidades más débiles. En fin, múltiples estrategias de censura indirecta.

“El cambio debe hacerse en todos los niveles –afirma el extitular de la Secretaría de Comunicaciones de la Argentina Henoch Aguiar, un jurista especializado en medios y telecomunicaciones–. En lo inmediato, hay que solucionar los problemas que presentan la ley de medios audiovisuales, pero también los vicios que están muy generalizados, como la manipulación de la publicidad oficial, las presiones, las intimidaciones. Pero esos vicios no son exclusivos del Gobierno nacional, sino que también están arraigados en todas las provincias”.

Para la Presidenta y sus funcionarios nunca hubo en el país mayor libertad de expresión.

“En la Argentina únicamente se puede decir que esta libertad está bien solo si se la compara con lo que sucede en Venezuela y Ecuador y, en realidad, tampoco está mucho mejor que en esos países”, apunta Joaquín Morales Sola, columnista de La Nación.

JOSÉ CRETTAZ
'LA NACIÓN'/ARGENTINA