Archivo

El Cristo Redentor se esculpe en Bogotá

Un santandereano moldea una réplica exacta del Corcovado. El comercio se alista para el Mundial.

notitle
17 de febrero 2014 , 07:56 p.m.

Los visitantes del centro comercial se quedan quietos; miran cómo esculpe con una diminuta espátula el Cristo Redentor, la figura que hoy le da la vuelta al mundo porque en menos de cuatro meses comienza las fiesta del fútbol en Brasil. “Felicitaciones, usted es un artista”, le dice una señora emperifollada al artista, que apenas pierde la concentración para asentir.

Luis Carlos Quintero dice que el don le llegó después de la tragedia que acabó con su familia el 25 de noviembre de 1979, cuando un deslave arrasó con la mitad del El Playón y él solo tenía 12 años. “Perdí a mis abuelas, a mis padres y a mis dos hermanos”, contó.

Sin nada, sin nadie, relata que comenzó a sobrevivir con sus creaciones manuales. “Ese talento me lo regaló Dios para compensarme por haberlo perdido todo, aunque solo lo descubrí a los 28 años, en la playa”, dijo. Eso sí, antes, se movió por cuanto destreza manual aprendía. En Girón (Santander) moldeó cerámica gracias a una familia que lo auxilió cuando lo vio sin rumbo en la calle.

Luego, a sus manos llegaron la arcilla, la madera, la cera y hasta el metal, y en poco tiempo era capaz de tallar hasta un Divino Niño de 11 milímetros. Hizo incluso suelas de zapatos, pero poco o nada sabía de lo que realmente valía su trabajo hasta que un día un amigo le compró una fachada de una casa antigua que había armado por pedido. “Me dio 20.000 pesos y luego se fue a la mitad de la carretera y estrelló la pieza contra el piso. Luego volvió y me dijo: ‘Mijo, no regale su trabajo’ ”, contó.

Con más confianza en su talento y ya con 26 años, llegó a las playas de El Rodadero, en Santa Marta, y fue allí donde la arena lo inspiró para hacer una réplica de una joven que se había quedado dormida. “Comencé a juntar la arena y a esculpirla, solo que con un poco más de derrière. Duré 4 horas”, dijo.

Mientras se daba un baño en el mar para descansar del arranque artístico se dio cuenta de que la gente rodeaba su creación. “Se tomaban fotos, otros les daban besos, me daban plata. Al otro día comimos todos y hasta nos quedó para tomar”, refirió.

Así comenzó su amor por el arenismo, el arte de moldear cosas usando solo arena y agua. Luego vino la experticia, cuando, a través de internet y de los libros que encontraba, se empapó de la movida en el mundo. “Amo la anatomía y por eso sueño con ir a Europa a aprender con los que más saben”.

El aprendizaje fue duro. Tuvo que ver muchas veces que su trabajo de horas se derrumbaba grano a grano desapareciendo en el viento. Ahora sabe quiénes son sus referentes, cuáles son la mejores arenas y cuál es la cantidad de agua que su obra necesita para quedar en píe el máximo tiempo posible.

Les ha rendido homenajes a personajes de la talla de Gabriel García Márquez, el maestro Fernando Botero y el cantante Diomedes Díaz, a quien esculpió tocando el acordeón, luego de su muerte.

Por ese y otros logros, Luis Carlos partió hacia Bogotá a darle forma a la fiesta que Unicentro quiere comenzar a propósito de la fiebre mundialista, y qué mejor que una réplica del Corcovado de 3 metros con 40 centímetros de altura. “Pensaba que iba a durar 7 días, pero se me alargó a 10 porque escogí una arena muy fina”, dijo.

Cada vez que la gente lo mira hay reacciones. Los hombres empuñan la mano y dicen: Ya falta poco, ya falta poco... “Eso me alegra porque es como traer la fiesta de otro país acá. Piensan en el Mundial y se emociona”.

Unicentro adornará su sede desde este mes y hasta junio con objetos alusivos a la fiesta del fútbol. “La Embajada de Brasil nos ha escogido para mostrar su cultura, y acercarse de esta manera a los colombianos”, dijeron voceros del centro comercial.

Quieren hablar portugués

Brasil corre por las venas de la ciudad. Margarita Durán, directora del Instituto de Cultura Brasil Colombia (Ibraco), dijo que ya cuenta con un total de 1.500 estudiantes de portugués. De hecho, abrió el curso ‘Brasil, o país do futebol’, para que quienes lo tomen sepan cómo llegar a Brasil, cantar al ritmo del Mundial, familiarizarse con la cultura y aprender a relacionarse en ese país.

También habrá Carnaval de Brasil, el 29 de marzo en el teatro Royal Center.

Comercio ‘sabe’ a Brasil

El comercio tiene buenas expectativas con el mundial. Según Fenalco Bogotá, los sectores comerciales de mayor movimiento con el próximo mundial de fútbol serán:

Bares y establecimientos de expendio de licor: sus ventas se incrementarán entre 45 y 55 por ciento. La cerveza, el aguardiente y el ron, serán las más vendidas.

Los restaurantes esperan un incremento en ventas entre el 20 y el 30 por ciento.

Los domicilios se incrementarán, en especial cuando juegue Colombia, entre un 30 y 40 por ciento.
Electrodomésticos: se incrementará la venta de televisores en abril y mayo.

REDACCIÓN BOGOTÁ