Archivo

El Teatro Municipal de Cali recupera su esplendor

Se limpiaron hasta las alfombras que desde hacía ocho años no se lavaban.

17 de febrero 2014 , 07:20 p.m.

La Sinfonía No. 5 de Beethoven y la Sinfonía No. 3 de Camille Saint Saëns, interpretadas por la Orquesta Filarmónica de Cali, pondrán a prueba este jueves la nueva concha acústica del Teatro Municipal de Cali.

De los diseños se encargó la firma Construcciones Acústicas de Bogotá y de su construcción en los talleres del Teatro, el maestro Augusto Avendaño, con la supervisión del ingeniero de sonido Adolfo Levy.

Pero no es lo único nuevo que encontrarán quienes asistan al concierto del jueves. Verán una nueva cortina roja de terciopelo a la entrada de luneta y una nueva alfombra roja.

El resto del alfombrado del Teatro se lavó, la directora de la entidad, Juliana Garcés, dice que hacía ocho años que no lo hacían.

También se revisó silla por silla, se colocaron los tornillos que hacían falta, se arreglaron los cojines que ya dejaban ver su relleno y se acomodaron las patas defectuosas.

Limpiaron los bronces que ahora resplandecen apenas encienden las luces, no se sabe hacía cuánto que no les pasaban un paño por encima.

Lo que está por terminar es la limpieza de los trípticos del maestro Efraín Martínez.

“Hace más de 30 años no se limpiaban y por ahí entra mucho polvo”, dice la directora del Teatro.

Del cuarto del olvido se rescataron las fotografías de los artistas que han pasado por el Teatro, las que lograron vencer el paso del tiempo. Ahora se exhiben por los pasillos que dan acceso a los palcos 1 y 2.

Se afinaron cuatro de los seis pianos y se cambiaron todas las tablas del escenario además, el año pasado se fumigó tres veces el Teatro contra las polillas, con expertos que envió la secretaría de Salud Municipal.

Los asistentes al concierto también podrán ver que ahora el Municipal está señalizado. Se contrató un estudio con los Bomberos para el plan de seguridad, habrá que contar con unos tanques de agua e instalar detectores de humo.

Excepto la lavada de la alfombra que se hizo con recursos propios del Teatro, para el resto de los trabajos se contó con una partida de mil millones de pesos aportados por la secretaría de Cultura de Cali.

Unas de las metas este año es adecuar las tuberías sanitarias, trabajos que demandan 500 millones de pesos, pero le invertirán, por lo pronto, 180 millones.

También están pendientes de arreglar las cortinas de los palcos, traídas desde París a comienzos del siglo XX y fabricadas por la casa Henry Léfol.

El Teatrino

Hoy el Teatrino contiguo al Teatro principal es otro, ya no hay sillas plásticas ni pisos de concreto. Se le instaló silletería fija, muy cómoda y escalonada para que los 210 asistentes puedan apreciar bien el escenario.

Juliana Garcés insiste en que lo mejor es la acústica.

Antes el eco era terrible. La reverberación era de seis segundos, el eco se escuchaba por seis segundos, ahora bajó a 1,3 segundos. Las paredes y la puerta también quedaron blindadas contra el ruido. Se pueden presentar dos espectáculos simultáneos en el Teatro Municipal y en el Teatrino y no habrá interferencia.

Se construyeron camerinos para hombres y mujeres con sus respectivos baños; se asignó un piano para la sala y se le colocó una taquilla, lo que hace falta es una cafetería.

En el segundo piso se piensa montar un museo con la memoria del Teatro y en alquilar las oficinas del tercer piso.

“Los artistas y los caleños cuentan ahora con un nuevo espacio, ahí se pueden escuchar desde conferencias hasta una orquesta de cámara”, dice la funcionaria.

Estos trabajos se hicieron con aportes que entraron por la Ley de Espectáculos Públicos, de los 550 millones de pesos que le ingresaron a la municipalidad, 412 millones se le invirtieron al Teatrino.

REDACCIÓN CALI