Archivo

¿Cómo competir contra esto?... (Opinión)

notitle
17 de febrero 2014 , 05:27 p.m.

¿Por qué nuestros torneos no pueden ser como los de Inglaterra, Alemania, España...? se preguntan los hinchas suramericanos. ¿Por qué nuestra Libertadores no alcanza la dimensión de la Champions League...?

El sitio de internet español ‘Fútbolfinanzas.com’ trae un artículo en su portada que, en simples trazos, nos da la respuesta. Bajo el título: “Los impresionantes sueldos del Bayern Munich”, ofrece una lista de salarios del poderoso club alemán. El Bayern desembolsa 150 millones de euros anuales para pagar a su plantel de 27 jugadores. A ello hay que sumarle los 17 millones que percibe Pep Guardiola, el mejor y más caro DT del mundo. Pero, además, el club bávaro tiene un cuerpo técnico y médico que incluye 2 entrenadores alternos, 3 preparadores físicos, un entrenador de arqueros, 3 médicos, un psicólogo y 5 fisioterapeutas, todos con remuneraciones acordes al club que representan.

Los hinchas puntualizan el mérito del club alemán por ponerse a la par del Real Madrid o al Barcelona, e incluso superarlos; en realidad debiera mirarse al revés: la hazaña es de los clubes españoles por poder competir contra tan fabulosa estructura económica como la del Bayern. La Bundesliga es el torneo con mayor asistencia a los estadios en todo el mundo. Y Alemania es un país rico, en tanto España sufre una grave recesión y desempleo. En muchos partidos sus estadios lucen semivacíos.

Según ‘Fútbolfinanzas’, Franck Ribery y Mario Gotze perciben 12 millones de euros al año. Philippe Lahm y Schweinsteiger 10; Müller y Thiago Alcántara 8; Neuer, Robben y Álaba 7; Javi Martínez y Boateng 6; Van Buyten, Mandzukic y Rafinha 5; Tony Kroos y Claudio Pizarro 4,5. Luego están Shaqiri, Badstuber, Dante, Contento y el arquero suplente Starke cercanos a los 4 millones. Y por último 5 jóvenes que cierran la nómina.

El campeón de América vigente, Atlético Mineiro, eroga 32,4 millones de euros al año en salarios futbolísticos. Y Paulo Autuori, su DT, cobra alrededor de 1,5. Las diferencias son abismales. Y la calidad se compra con euros.

El Bayern tiene 12 extranjeros, provenientes de 12 países. Pero además ficha todo lo mejor del mercado nacional. Por eso cuenta con 10 elementos surgidos del Shalke 04, dos del Hoffenheim y uno cada uno del Stuttgart, Borussia Dortmund, Borussia Moenchengladbach, Wolfsburgo, Hamburgo y Kaiserlautern.

Su proyecto hegemónico está pensado cuidadosamente. Con su poder económico le saca todas las figuras a sus rivales domésticos. Luego, mientras los españoles e ingleses se desangran en sus ligas (Madrid y Barcelona se desgastan siempre entre sí), ellos navegan serenamente. Ya le llevan 16 puntos al segundo (Bayer Leverkusen) en el torneo local. Y ya están en la semifinal de la Copa Alemana. Pueden darse el lujo de poner el equipo B y conseguir de nuevo los dos títulos caseros, en tanto se concentran en los seis partidos que quedan para arribar a la final de la Champions.

La fórmula es generar el respaldo económico y dominar aplastantemente el medio local para dedicarse de lleno a lo internacional, que es lo que da el prestigio y más dinero. Nada es seguro en fútbol, pero tiene más chances que nadie.

Último tango...

JORGE BARRAZA
Para EL TIEMPO