Archivo

El oscuro mundo del acoso sexual a mujeres en Internet

No solo en TransMilenio hay abusadores. Análisis del fenómeno y cómo prevenirlo.

notitle
17 de febrero 2014 , 04:09 p.m.

Eva Ix Chel, activista de grupos que luchan por el respeto de la mujer, es –curiosamente– una víctima constante del abuso y el acoso en línea. “Te gustaba que te metieran la mano desde chiquita, por eso haces marchas, por p**a”, son algunos de los mensajes que ha recibido de sus agresores anónimos.

Y no es sólo eso. En conversación con EL TIEMPO, Eva confesó que toman fotos de su perfil y crean montajes, incluso hacen parodias de su perfil en redes sociales con alta carga vulgar para atormentarle.

Esta mexicana es la fundadora del grupo de Facebook ‘No quiero tu piropo, quiero tu respeto’, creado en junio de 2012, el cual, en cuestión de meses, adquirió fama internacional. Tristemente, los ataques se recrudecieron cuando escribió un relato sobre una niña víctima de abuso. La protagonista de la historia era ella misma, dato que se divulgó y su vida se convirtió en un infierno. Para no continuar recibiendo afrentas, se blindó en redes sociales (privatizó todos sus perfiles). El acoso la llevó a la depresión.

En Colombia, de las casi 2.400 denuncias formales por delitos informáticos reportadas el año pasado, el abuso y el acoso son los casos que más se destacan luego del robo y la estafa, según la Dijín.

El caso de Eva es representativo de una realidad que se convirtió objeto de debate en los últimos días, después de que Amanda Hess, una experta en sexo, escribiera un extenso ensayo titulado Por qué las mujeres no son bienvenidas en Internet. Fue el artículo de apertura de la revista Pacific Standard y plantea algunas cifras inquietantes.

De las 3.787 personas que han reportado casos de acoso entre el año 2000 y 2012 a la organización Working to Halt Online Abuse, 72,5 por ciento fueron mujeres”. Además, cita un experimento desarrollado por la Universidad de Maryland en 2006: se crearon cuentan falsas y las introdujeron en salas de chat. El resultado fue contundente: “los nombres de usuario femeninos recibieron un promedio de 100 mensajes explícitos o amenazantes por día. Los masculinos, 3,7”.

Según un estudio de Pew Internet, publicado en septiembre de 2013, el 12 por ciento de los usuarios de la Red ha sido espiado o acosado por este medio. “En general las víctimas de estos ataques son mujeres que tienen una opinión definida sobre temas que pueden ser tabú como sexo, relaciones, política, religión, feminismo. También en casos de acoso es común ver adolescentes que comparten fotos sensuales posiblemente con el fin de recibir aprobación o de sentirse bonitas y terminan en muchos casos siendo acosadas”, explica Silvina Moschini, especialista en tecnología conocida por sus aportes para CNN.

Una bloguera de un reconocido medio contó a EL TIEMPO que los mensajes de carácter sexual son recurrentes desde que su opinión se popularizó en redes sociales. “Algunos hombres me han enviado mensajes obscenos, e incluso una mujer me envió fotos suyas desnuda”.

Los atacantes, según la Unidad de Delitos Informáticos de la Dijín, suelen ser hombres de entre los 25 y 40 años, de cualquier estrato económico.

Los acosos son recurrentes en redes sociales (Thumblr), a través de WhatsApp, a través de Skype. Un fenómeno recurrente en Skype es que hombres de diferentes regiones del mundo agreguen a las mujeres y las hostiguen. "En más de una ocasión, me han agregado árabes que me envían fotos de sus partes nobles", afirma Andrea Gómez, una joven de 24 años.

Finalmente, estos temas de violencia de género arrancan en la vida social de las víctimas. Un 60 por ciento de las mujeres ha recibido en redes sociales comentarios insultantes, despectivos y de corte sexual de sus parejas, exparejas o amigos, según un estudio de Delegación del Gobierno para la Violencia de Género en España, hecho el año pasado.

“El 36 por ciento de ellas ha dicho que ha sentido miedo con tales mensajes, pero no se atreven a denunciarlo”, reza el informe.

El perfil del acosador sexual en Internet

Según la psiquiatra Sandra Piñeros, especializada en trastonos derivados del uso de Internet, es difícil definir el perfil del acosador sexual en Internet. "Ellos se camuflan y son difíciles de tipificar. Sin embargo, existen unos patrones comunes que son relevantes: los móviles del acosador dependen de la edad. No son lo mismo un adolescente y un adulto. El primero no ha terminado de estructurar su personalidad. Estos comportamientos son comunes a esa edad por el elevado interés en asuntos sexuales".

"En cambio, en los adultos los rasgos comunes involucran sociopatías. Son personas frías, sin empatía. Su estructura psicológica es perversa", añade la especialista.

Piñeros explica, además, que los efectos psicológicos de un acoso sexual por Internet pueden ser tan devastadores (o peores)  que los de un ataque en la vida real. "Puede llevar a la desesperación, la depresión y el suicidio. Es más complicado de manejar porque es más difícil establecer quién es el atacante, lo que incrementa la incertidumbre".

Qué hacer si lo molestan

“El único lugar desde el cual podemos actuar es por medio de la prevención. Es difícil pensar que podemos controlar nuestras vidas digitales: suben nuestras fotos a internet, abrimos nuestro correo electrónico, mandamos y recibimos mensajes por celular, toman vídeos con los celulares móviles sin que nos demos cuenta, descargamos música y participamos en redes sociales. Y la lista es larga”, afirmó Bryan Rozo, gerente de E-banking para la Región Andina de Gemalto.

“Nuestra participación en internet siempre debe ser prudente con respecto a la divulgación de nuestros datos personales y la difusión de imágenes y comentarios sobre nuestra actividad cotidiana diaria. Todas las redes sociales tienen herramientas suficientes que permiten configurar en varios niveles de seguridad quién va a recibir esta información y quién no. Nuestro primer consejo es conocer adecuadamente dichas herramientas y configurar nuestros perfiles de modo que siempre tengamos controlado el alcance y audiencia de nuestros mensajes”, señala Silvina Moschini.

Manténgase firme y no responda a las amenazas o ataques y bloquee a los abusadores.
Nunca dé información personal o sobre su situación laboral, familiar o planes futuros
No publique fotos comprometedoras suyas o de sus amigos o conocidos.
Denuncie en la línea nacional 01 8000 911129. Guarde copia de los mensajes y agresiones.
Si es menor de edad, recurra el programa del Gobierno Teprotejo.org.

También le recomendamos visitar el portal Derechos de las Mujeres en Espacios Digitales (http://dominemoslatecnologia.org/), un sitio web especializado en temas relativos con las mujeres y el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Pueden seguir a los líderes de este proyecto en Twitter (@mujerderechoTIC) y Facebook (https://www.facebook.com/pages/Mujer-Derechos-y-TIC)

ÉDGAR LEONARDO MEDINA
REDACCIÓN TECNOLOGÍA
Twitter: @EdgarMed