Archivo

Foro del lector

16 de febrero 2014 , 07:59 p.m.

Del embajador del Perú

Señor Director:

Me dirijo a usted en relación con su editorial de ayer, 20 de febrero, titulado ‘Democracias paradójicas’ sobre las restricciones a la libertad de prensa en la región y en el que hace una mención al gobierno peruano que no se ajusta a la realidad.

Al respecto, considero necesario precisar que el presidente Ollanta Humala no patrocina ningún proyecto de ley para intervenir en el contenido de los medios, como señala el editorial. Por el contrario, el gobierno del Perú respeta irrestrictamente la libertad de prensa, el Estado derecho y los principios y valores democráticos.

Néstor Popolizio Bardales

Embajador del Perú en Colombia

Venezuela, en la encrucijada

Señor Director:

Venezuela vive uno de los momentos más críticos de su historia. El Socialismo del Siglo XXI anda en crisis porque hay más de medio país con hambre. Claro que todos, de un bando y del otro, están movidos por la política, por pasiones y por los odios que se están incubando, que es lo peligroso. Qué tristeza lo que el hermano pueblo está enfrentando. A todo esto llevan las ambiciones de poder, las ideologías cerradas. Creo que Maduro no estaba preparado para tomar las banderas de Chávez. Ojalá los venezolanos salgan pronto de esta encrucijada, que no se dejen dividir. Es el pueblo el que siempre paga y, además, de una u otra manera, la situación de Venezuela afectará a los vecinos.

Pedro Samuel Hernández

Bogotá

* * * *

Señor Director:

Qué relajo lo que se está viviendo en el vecindario. Se tapa la boca a la libre expresión, mientras el pueblo en las calles está gritando, pidiendo justicia, comida, poder vivir. Y el mandatario... creyéndose rey, enfilando baterías cargadas y acallando la crítica. Así no se puede. Falta democracia, que no solo es un bonito nombre; es la práctica de libertades, de respeto. Esta es otra libre opinión.

Juan Manuel Díaz Azuero

Bogotá

El caso de los militares: no generalizar

Señor Director:

De eso se trata, y, como usted lo expone en el editorial, hay sospechas de corrupción de algunos miembros o sectores de nuestras FF. AA. que deben ser despejadas y, si es el caso, castigar. Pero también reconocer la inocencia muy seguramente de la gran mayoría. Porque si creemos y respetamos a las FF. AA., que nos han dado sobradas y continuas demostraciones de valentía y sacrificio, anteponiendo su vida e integridad para defender y salvar las nuestras, es normal que nos sintamos desconcertados y adoloridos ante la avalancha mediática de señalamientos contra estas. Lo afirma también Ud.: “... obligan a la justicia a aclarar la situación cuanto antes” independiente y limpiamente.

Pero también nos preguntamos: ¿qué está pasando? ¿Por qué en plenas negociaciones de paz, de pronto se “destapa” todo y se les está sirviendo a las Farc “bocado de reina” o desprestigio de nuestros militares?

Mal les pagamos generalizando a los miles de valientes y honestos militares que exponen su vida por la nuestra. ¡Por favor, denle paso a la justicia institucional, a la que tienen derecho!

Ilse Bartels L.