Archivo

En Cereté pagan un millón de pesos por ladrón capturado

'Caza atracadores', programa de la Alcaldía de esta población cordobesa para enfrentar delincuencia.

16 de febrero 2014 , 05:55 p.m.

Una mujer que presenció un atraco a una menor en la terminal de transportes de Cereté se enfrentó al ladrón y evitó que huyera con 50 mil pesos que le había arrebatado a la joven.

Tras recibir la ayuda de varios hombres, después de haber acorralado al raponero y entregarlo en la estación de Policía más cercana, la mujer recibió un millón de pesos como recompensa de parte de la Alcaldía de Cereté.

En otra acción similar, dos jóvenes trabajadores de un montallantas redujeron a un hombre que intentó arrancar de tajo un celular a una mujer de avanzada edad que caminaba por el centro de este municipio.

Los dos jóvenes, que mantuvieron retenido al ladrón hasta que llegó la Policía, compartieron la recompensa del millón de pesos cancelada igualmente por la administración municipal.

Estos dos casos forman parte de la numerosa lista de ‘Caza atracadores’, un programa que se ideó el alcalde de ese municipio cordobés, Francisco Padilla Petro, para enfrentar la creciente ola de atracos.

La propuesta la hizo ante los directores de los organismos de seguridad en Córdoba, durante un consejo de seguridad en su municipio y de inmediato recibió el respaldo para su aplicación.

Aunque no se trata de una norma, Padilla asegura que la ley le permite utilizar recursos destinados a la seguridad para realizar este tipo de actividades que incluyen la participación de la ciudadanía. “Queremos crear una conciencia de apoyo y deber cívico entre los cereteanos, y para ello los estamos incentivando con plata”, dijo Padilla.

Su interés, asegura el alcalde, es que la gente colabore con su vecino, con el amigo y con el desconocido que esté en situación de riesgo.

Opiniones divididas

Aunque el tema fue propuesto y aplicado desde el inicio de su gobierno en enero de 2012, solo hasta este año logró contar con el respaldo y participación activa de la gente del común.

Por eso, grupos de mototaxistas, vendedores ambulantes y dueños de establecimientos se mantienen al acecho ante cualquier ladrón que sea sorprendido para entrar en acción.

Pero la iniciativa ha tenido voces a favor y en contra. Algunos de estos últimos, como el empresario Daniel Páez cree que cazar atracadores es un riesgo para un civil que no tiene un arma para enfrentarlos.

Ante ese reparo, Padilla asegura que no se trata de enfrentar a un delincuente con armas, sino el de llamar la atención para que la gente en masas colabore ante la presencia de un acto delincuencia en presencia de varias personas.

GUDILFREDO AVENDAÑO MÉNDEZ
Especial para EL TIEMPO
Cereté (Córdoba)