Archivo

¡Pacheco hoy no pasaría un 'casting'! / El otro lado

Los feos no requieren de silicona ni teleprompter para encantar. Hizo de la televisión algo simple.

notitle
16 de febrero 2014 , 05:49 p.m.

Él decía que era feo pero nos parecía el más lindo, porque la belleza se cuenta siendo tierno, conversando con cariño, respetando a todos y siendo hincha del Santa Fe tá-ta-tá. Pacheco fue una estrella que no buscó la apariencia sino que lo hizo todo de verdad, con autenticidad y afecto; sinceramente quería hacernos pasar buenos tiempos. He aquí 10 razones de por qué Pacheco estará por siempre vivo en la cultura colombiana.

1. Comprobó que los feos también tenemos derecho a la televisión. Y es que los feos basan su puesta en pantalla en la autenticidad y en el pensar con la propia cabeza; por lo tanto, no requieren de silicona ni teleprompter para encantar. ¡Pacheco hoy no pasaría un casting!

2. Hizo de la televisión algo simple, pero sofisticado: no cayó en vedetismo, marcó un estilo, creó una marca Colombia, esa que dice que se anima con el alma de lo simple y buscando lo humano más humano y evitando ser carroñero.

3. Comprobó que un buen programa de televisión radica en la sensibilidad y sinceridad con la que se cuente: a Pacheco no se le nota la farsa.

4. Fue protagonista sin escándalo. Prefirió la alegría, lo amigable, lo familiar. Verlo era todo un agasajo.

5. Documentó cómo la televisión es un asunto de espontaneidad, improvisación y vivir el directo. Demostró que el talento tiene que ver con saber conversar, ser capaz de la naturalidad no libreteada, asumir la propia ignorancia y comprender que la televisión es para producir alegrías simples y ratos agradables.

6. Hizo realidad el sueño televisivo que es ser el ‘show’ del espectador; él era como la gente, y por eso lo tomaba en serio y lo representaba brillantemente. Por eso, poco se burlaba de los defectos de la gente, menos del color de piel o la sexualidad del otro. Siempre estaba en igualdad de condiciones con la gente que conversaba, fuera rica y poderosa en las entrevistas o del pueblo en los concursos. Así puso en evidencia que el entretenimiento puede ser responsable y respetuoso.

7. Se la jugó por sus pasiones, llamadas Santa Fe, la gente, los toros, el ayudar, el encantar, el estar siempre en la buena onda y en el humor que necesitamos para sobrevivir nuestras miserias diarias.

8. En Pacheco, los colombianos podemos confiar. ¡Nos hacía la vida amable! Y eso es una virtud que se perdió en esta sociedad del matoneo.

9. Pacheco era la televisión total, toda una institución nacional y la revolución de los feos en pantalla.

10. Pacheco, con doña Gloria Valencia y don Bernardo Romero, hizo que la televisión colombiana se pareciese a como somos.

La televisión que hacía Pacheco cabría bastante bien hoy porque en la pantalla siglo XXI se busca gente auténtica: se requiere gente como Pacheco, que presente las cosas con valor propio. A Pacheco lo estamos viendo desde el primer día que uno se sentó a ver televisión… y lo seguiremos viendo por siempre jamás. ¡Gracias por existir! ¡Grande Pacheco tá-tá-tá!

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión
orincon61@hotmail.com