Archivo

El cuestionado coronel que tiene en jaque al Ejército

Róbinson González del Río es el protagonista de grabaciones que comprometen al Ejército

notitle
16 de febrero 2014 , 11:18 a.m.

El teniente coronel Róbinson González del Río es el protagonista de las 19 comprometedoras grabaciones que develarían la más grande red de contratos y 'mordidas' dentro del Ejército.

El nombre de este uniformado detenido por 'falsos positivos' ya había estado dentro de un escándalo que terminó con la renuncia del magistrado de la Judicatura Henry Villarraga. (Escándalo por declaraciones de comandante de las Fuerzas Militares).

En otras grabaciones publicadas por 'Noticias Uno', González le ofrece al magistrado 50 millones de pesos por 'tumbar' su proceso por el homicidio de dos labriegos en Caldas en el año 2007.

De comprobarse las afirmaciones que González hace en los audios revelados por 'Semana', este oficial no solo habría logrado tener beneficios como tener celular y salir sin problemas de la cárcel militar del Ejército en Puente Aranda, sino convertirse en uno de los proveedores más grandes de material militar cuyos tentáculos podrían llegar hasta Ecuador. (General Javier Enrique Rey Navas niega vínculos).

Y es que Robinson González del Río dice en las grabaciones que con las venias de decenas de oficiales de alto grado, incluido el actual comandante del Ejército general Juan P. Rodríguez, podría vender desde gafas y poleas hasta dotaciones al Ejército del Ecuador por precios más altos a los que referencian los planes de compra.

Todo quedaría en manos de familiares de detenidos por 'falsos positivos' a los que González parece haber organizado en una especie de red. De hecho, en 2012, el detenido oficial recibió el consejo del comandante de las Fuerzas Militares, general Leonardo Barrero, de crear una "mafia" para desprestigiar a los fiscales que los investigan.

El expediente

Son varias las investigaciones que relacionan a este coronel, quien dice ser sobrino del general Rito Alejo del Río, preso por la muerte de un campesino en Urabá y señalado de tener nexos con 'paras'.

El asesinato de dos campesinos que fueron presentados como guerrilleros caídos en combate en Neira (Caldas) es el proceso que tiene hoy detenido al coronel Róbinson González del Río en la guarnición militar de Puente Aranda, en Bogotá.

El expediente de la Fiscalía en contra de González señala que, como comandante del Batallón 57 que operaba en Caldas, participó en esas dos ejecuciones extrajudiciales que llevaron a que la Fiscalía lo capturara el 29 de agosto del 2012, cuando se desempeñaba como comandante de una de las escuelas de formación especiales del Ejército.

Los asesinatos de los labriegos Janiot César Sepúlveda y Javier Moreno, según la sentencia, se dieron el 29 de septiembre del 2007, cuando el equipo de contraguerrilla del puesto de mando del Batallón del que González era responsable, aseguró que iba a enfrentar a 12 guerrilleros presuntamente pertenecientes a las Farc.

Ese día el grupo llegó a la finca Piamonte, donde levantó un puesto de observación y, según indicaron los militares en su reporte, a las 8 de la noche apareció un vehículo del que se bajaron dos personas, que los atacaron con armas de fuego, por lo que los militares afirmaron que tuvieron que defenderse.

La Fiscalía, sin embargo, asegura que los campesinos no pertenecían a ningún grupo delincuencial y que los militares planearon un montaje para hacerlos pasar como guerrilleros.

Por las llamadas entre González y el magistrado Henry Villarraga hay una investigación abierta

Comisión de Acusaciones de la Cámara, por el supuesto caso de corrupción que también tocó al representante Jorge Gómez Villamizar.

Estos no son los únicos casos que implican a González del Río con ‘falsos positivos’. La Fiscalía asegura tener evidencias que presuntamente vinculan al coronel con las ejecuciones extrajudiciales de al menos 12 personas: José Gregorio Galvis, Adrián Vélez, Guillermo Iván Mejía y John Fredy Espinosa en hechos ocurridos en Chinchiná. También se investiga el asesinato de Julián Andrés Torres, Jorge Luis García, Luis Ferney García, Juan Francisco Franco y Jhon Jairo Muñoz Blandón, asesinados en zona rural de Manizales, además de Javier Andrés Moreno Marín y Janio César Sepúlveda Ambito en Neira, y de Frandiney Martínez Quiroga asesinados en Salamina (Caldas).

REDACCIÓN JUSTICIA