Archivo

El top 5 de las condenas más absurdas en salud

Demandas por malas prácticas médicas siguen desangrando las finanzas de la Nación.

notitle
15 de febrero 2014 , 11:53 p.m.

1. Operación con libro en mano

A sus 65 años, Alba llegó a un hospital de Buga (Valle) por un tumor ovárico y terminó sin una pierna. Requería una cirugía, pero por su edad y problemas renales y cardíacos había serios riesgos. El equipo de cirujanos debía tener un cardiólogo, que nunca apareció. Entonces decidieron realizar el procedimiento basados en un libro de medicina. La operación afectó la vena ilíaca, el caso se complicó y terminó con la amputación de una pierna. El Consejo de Estado ordenó indemnización con $ 200 millones y declaró responsable al antiguo ISS.

2. No actuaron a tiempo

Al tratar de subirse a un bus en marcha, Jorge Orlando Rivillas Sánchez sufrió una dura caída.

Pasaron tres días para que los médicos que atendieron la emergencia cayeran en cuenta de que el malestar general del paciente podría obedecer a un daño interno.

Al día siguiente, Rivillas falleció por un cuadro de “gran contaminación”.

El Consejo de Estado declaró administrativa y patrimonialmente responsable por daños y perjuicios al Hospital General de Medellín Luz Castro de Gutiérrez.

Los magistrados señalaron en la sentencia que los médicos tuvieron la oportunidad de salvar esa vida y que no actuaron a tiempo.

3. Se les cayó de la camilla

Al Hospital San Fernando de Amagá (Ant.) llegó María a causa de una infección urinaria. Mientras esperaba unas pruebas de laboratorio se cayó de la camilla y se fracturó la cadera. La condena fue por más de 100 millones de pesos.

4. No vieron un gancho clavado en el ojo

Una menor de edad perdió un ojo por culpa del mal diagnóstico que recibió en el Hospital Universitario del Quindío San Juan de Dios. La niña resultó lesionada cuando un compañero de escuela le lanzó un objeto con una cauchera. En urgencias le hicieron un lavado, la suturaron y le dieron salida. Solo días después detectaron que tenía un gancho en la vista. El fallo ordenó el pago de 200 millones de pesos y que el hospital pidiera disculpas públicas. Concluyó que “la atención fue tardía y también inadecuada”. Se demostró que dejaron a la menor de edad 13 horas en espera a pesar de la emergencia.

5. Se les olvidó retirar la gasa

Luis fue operado de una hernia inguinal, tras cuatro aplazamientos y sin exámenes previos, en una clínica de Palmira (Valle). Los malestares posteriores a la cirugía llevaron a descubrir que los médicos olvidaron en su cuerpo una gasa, que ocasionó una grave infección. El paciente tuvo que soportar una colonospcopia que, dice la sentencia del Consejo de Estado, le impedía hasta tener una vida sexual normal. Por perjuicios morales y materiales, él y su familia recibieron una indemnización de $ 200 millones.

REDACCIÓN EL TIEMPO