Archivo

Jueces han enviado a 142 presos peligrosos a casa por cárcel

Luego de fuga de 'Cesarín', Inpec encontró que narcos y sicarios de bandas han obtenido beneficio.

notitle
15 de febrero 2014 , 10:29 p.m.

En Planeta Rica (Córdoba) aún recuerdan el día en que Wílmer Antonio Díaz Guillén, un ‘expara’ conocido en el mundo del crimen como ‘Azulejo’, irrumpió en la casa de la directora del CTI Mary Luz López y la asesinó a quemarropa en la terraza. Era el primero de diciembre del 2009.

Dos años después, la Policía lo capturó como uno de los autores materiales del crimen, pero el juez de control de garantías que conoció el caso decidió concederle detención domiciliaria porque, de un momento a otro, le apareció una enfermedad grave que le impedía estar en una cárcel. (Lea también: Los pecados de la colombiana más buscada en el mundo).

‘Azulejo’, que trabajaba para ‘los Urabeños’ y sobre quien pesa una condena de 41 años por asesinato, aprovechó la oportunidad y se fugó. Ahora figura en la lista de prófugos de alta peligrosidad a los que varios jueces mandaron para su casa pese a sus antecedentes.

Tras el último escándalo –la fuga, el 4 de febrero pasado, de Hernán Darío Giraldo Gaviria, alias ‘Cesarín’, uno de los jefes de la mafia de Medellín, revelado por EL TIEMPO–, el Gobierno le ordenó al Inpec depurar la base de datos de los reos que tienen el beneficio de detención domiciliaria. Sorprendentemente, entre los 27.594 que hoy están en casa por cárcel, 142 son miembros o cabezas de bandas criminales, especialmente de ‘los Urabeños’ y ‘los Rastrojos’.

Todos están procesados por delitos como concierto para delinquir agravado, homicidio, tráfico y porte de armas, enriquecimiento ilícito, lavado de activos y narcotráfico, entre otros.

Aunque se supone que con ese tipo de acusaciones no hay chance de que evadan la cárcel –así lo reiteró el nuevo Código Penitenciario–, hay un extenso catálogo de boquetes que les están abriendo las puertas de la prisión.

La supuesta desprotección de sus hijos es una de las excusas más utilizadas. Pero son las enfermedades de último momento, que, paradójicamente, nunca les impidieron competir e imponerse en el mundo del crimen, el expediente al que los más temidos acuden para pedir casa por cárcel.

Problemas de salud fueron los que alegó Senén Fabio Cedeño Camelo, alias ‘Arturo’ –el hombre que fue enviado por ‘los Comba’ para manejar sus negocios de narcotráfico en Barranquilla– para lograr la casa por cárcel en junio del 2012. Por una supuesta insuficiencia cardiaca lo enviaron a prisión domiciliaria. Se fugó en febrero del 2013 y fue recapturado en el Valle del Cauca en julio del año pasado. Increíblemente, de nuevo un juez le acaba de conceder la casa por cárcel, según reza el documento del Inpec.

El 24 de diciembre pasado, el juez tercero de ejecución de penas de Bogotá le concedió la excarcelación a Greylin Fernando Varón Cadena, alias ‘Martín Bala’, el ‘duro’ de ‘los Urabeños’ en el Valle del Cauca. Dos semanas después, por la presión de la opinión pública y la acción de la Procuraduría, el mismo juez echó para atrás la medida. Entre los factores que lo llevaron a reconsiderar su decisión pesó una fuga anterior del capo en las mismas circunstancias.

El ‘Cebollero’, uno de los principales jefes de la mafia de Medellín, logró, a punta de certificados médicos, que lo devolvieran de la cárcel de Palmira a Medellín y hasta alcanzó a tener su lujoso apartamento como sitio de reclusión.

‘Kéner’, uno de los jefes de la temida ‘oficina de Envigado’, logró que un juez le diera prisión domiciliaria por sus supuestos problemas renales. Se voló de la casa por cárcel y fue recapturado.

Otras polémicas decisiones llevaron a la detención domiciliaria a Lissenith Gabriela Rodríguez, acusada de pertenecer a una red de tráfico marítimo, a Gabriel Emilio Montoya, capturado en marzo del 2012 por ayudar a expandir a ‘los Urabeños’ en Magdelana, y a Dagoberto Antonio Montiel y Robin Manuel Calongue, señalados de desplazamiento forzado en Urabá. También se han beneficiado Digno José Palomino, uno de los ‘cerebros’ de la reorganización de bandas criminales en Soledad (Atlántico), además de Luddy del Carmen Pacheco Álvarez, integrante de los ‘Rastrojos’, quien delinquía en el sur del Cesar.

El campeonato de la evasión de la cárcel por salud, lo tiene una mujer: Enilse López, la ‘Gata’, ha logrado con polémicas certificaciones eludir por más de seis años la prisión. Está condenada a 37 años por un crimen de los ‘paras’ y, sin embargo, acaba de lograr que un juez la envíe de nuevo a un centro médico de la Costa Atlántica, donde su poder político y económico se mueve de cara a las próximas elecciones.

La Fiscalía dice que detrás de las decisiones de varios jueces hay un entramado en el que se mezclan las amenazas y el poder corruptor. Las bandas tienen un ejército de abogados que bombardean la justicia con recursos de hábeas corpus injustificados, con los que al menos 12 ‘urabeños’ lograron la libertad en los últimos 6 meses, y tutelas.

“Hay una estrategia bien montada. Saben que la ley permite que la revocatoria de la medida de aseguramiento se pida ante cualquier juez del país y eso dificulta el control y que el Estado defienda la legalidad de las capturas”, dice una fuente de la Fiscalía.

Investigadores de la Policía que persiguen a jefes de bandas dicen que han detectado casos en los que pagan a directores de juntas comunales para que expidan constancias falsas en las que aseguran que los hijos de los procesados están desamparados. En la Costa circulan versiones que indican que estos beneficios cuestan hasta 50 millones de pesos, dependiendo del pez gordo.

‘08’, otro de la lista

El 24 de diciembre del 2008, un juez de Montería le concedió la casa por cárcel al exparamilitar Salomón Feris Chadid, alias ‘08’.

El exjefe de las Auc, que por años manejó la ‘parapolítica’ y el saqueó el sector de la salud en Córdoba, Sucre y Bolívar, salió de prisión por supuestos quebrantos de salud que lo mantenían en una silla de ruedas.

Tras la desmovilización de los paramilitares, ‘08’ siguió delinquiendo con las bandas y fue capturado en un operativo de la Policía contra ‘los Paisas’.

Hermano de ‘los Comba’, a punto de salir

En el despacho de un juez de ejecución de penas de Ibagué reposan los documentos que sustentan la petición de prisión domiciliaria para Juan Carlos Calle Serna, hermano de los capos conocidos como ‘los Comba’. Calle Serna fue capturado el 18 de marzo del 2012 en Ecuador señalado de ser el principal lavador de dinero de ‘los Rastrojos’, pero en su contra solo hay una condena de 60 meses. Alega que ya completó la mayoría de la pena, pues, además, se dedicó a tejer manillas para redimir a la mitad su condena.

Recientemente interpuso una tutela ante el Tribunal de Cali.

REDACCIÓN JUSTICIA