Archivo

La 'mala hora' de TransMilenio

Manifestaciones y denuncias de acoso sexual evidencian la grave crisis y la sinsalida del sistema.

notitle
15 de febrero 2014 , 07:43 p.m.

Las protestas, la inseguridad y las agresiones sexuales contra mujeres en TransMilenio (TM) reflejan hoy una crisis impensable hace unos años, cuando el sistema era un motivo de orgullo para Bogotá.

Los usuarios están indignados con las frecuencias de los buses, con las estaciones que se llenan a reventar durante las horas pico, con los atracos, que no parecen mermar, y con la creciente presencia de habitantes de la calle, vendedores ambulantes y músicos en los articulados. (Lea también: En el corazón de la estación más 'apretada' de TransMilenio).

A esto se suman los tres casos de acoso sexual contra mujeres que tuvieron lugar esta semana, sin que un solo pasajero tuviera la más mínima expresión de solidaridad. Para colmo de males, Juan Carlos Espitia, el único capturado, quedó en libertad porque los cargos imputados son excarcelables.

Todo esto desembocó en los bloqueos protagonizados por los mismos usuarios y algunos agitadores en Suba y Kennedy, el jueves. Siete personas fueron capturadas y tres más resultaron heridas después de los enfrentamientos con el Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (Esmad). El lunes también hubo bloqueos por las mismas razones.

¿Qué es lo que pasa en TM? Una reciente encuesta de la Cámara de Comercio, divulgada en diciembre, es diciente: la insatisfacción con el sistema es del 60,5 por ciento.

Para el 27 por ciento de los encuestados, lo que más influye en la mala calidad del servicio es el exceso de pasajeros, seguido por la incomodidad, con el 14,2 por ciento.

La percepción de inseguridad también ha tomado ventaja, pues el 11,5 por ciento lo señaló como la tercera causa de su insatisfacción. De hecho, mientras que en el 2011 el índice de victimización era solo del 3,8 por ciento, el año pasado subió a 11,3 por ciento.

No obstante, el 54,7 por ciento continúa movilizándose en TransMilenio porque es el medio de transporte público más rápido.

Según el consultor Andrés Jara, exdirector en Colombia de ITDP –organización que ha implementado más de 100 versiones de TransMilenio en otras ciudades del mundo–, “si bien se están usando buses biarticulados y ampliando estaciones, las bondades del sistema se han perdido por factores políticos”.

La crisis de TM ameritó un consejo de seguridad el viernes, donde se decidió ampliar el pie de fuerza en las troncales, habilitar más puntos de denuncia en los portales, y estrategias de movilidad para mejorar el tránsito de los articulados.

En entrevistas con EL TIEMPO, el secretario de Gobierno (e.), Hugo Zárrate, y el gerente del sistema, Fernando Sanclemente, responden a las críticas sobre la inseguridad y la pésima calidad del servicio.

‘No hay soluciones inmediatas’: Sanclemente

Fernando Sanclemente, gerente de TransMilenio.

Pareciera que TransMilenio está fuera de control...

Hay un malestar legítimo, pero cuestionamos los excesos y las acciones. El reclamo de los usuarios es válido y tenemos que mejorar el servicio.

¿Cómo llegamos a esto?

En ocho años la ciudad no tomó medidas oportunas. La demanda aumentó, pero no la infraestructura. Así, se comprometió la calidad del servicio.

¿Qué van a hacer?

No hay soluciones inmediatas. Por ahora, avanza la ampliación de cinco estaciones y ya adaptamos 58 puntos de parada para ampliar la capacidad con buses biarticulados.

Los usuarios piden buses y mejores frecuencias.

Sí, hay una insuficiencia de flota. Por eso, hace 15 días solicitamos 180 buses, no como reacción a la crisis, sino porque ya habíamos estudiado esa solución. Con esto, la flota crecerá 10%.

¿Es una solución de fondo?

Traer la flota tarda entre 6 y 8 meses; debemos ser pacientes. Las obras del cupo de deuda para integrar las troncales también ayudarán, pero la verdadera solución es el desmonte del transporte colectivo y la consolidación del SITP. Pero la Secretaría de Movilidad debe ponerse al día con sus obligaciones.

¿Será que a TM le quedó grande manejar el SITP?

No. Tenemos la capacidad para manejar el reto. Pero dependemos de que la Secretaría sea efectiva en el desmonte del transporte público colectivo. El paralelismo sofoca al SITP.

Con menos de dos meses, Soacha ya tiene problemas.

Desde el día cero, las estaciones se quedaron chicas. Por eso, ya les solicitamos a la Nación y a la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) la ampliación para poder usar buses biarticulados. Eso sí, no se puede desconocer que les ahorramos cuatro horas diarias de transporte a los usuarios.

¿Sienten que hay saboteo, dada la coyuntura política de la ciudad?

Hay comportamientos atípicos en las últimas protestas. Estamos a 20 días de las elecciones parlamentarias y para nadie es un secreto que la relación de la Administración y el Concejo no es la mejor. No descarto que haya intereses para desgastar al Distrito.

‘Nos faltan más policías para combatir inseguridad’

El secretario de Gobierno (e.) de Bogotá, Hugo Zárrate, admite que la falta de policías está incrementando la inseguridad en TransMilenio y le lanza un llamado al Gobierno para que aumente el pie de fuerza.

Existe la percepción de que la inseguridad se desbordó en TM y el Distrito fue incapaz. ¿Qué es lo que pasa?

Debemos adoptar unas medidas, entre ellas pedirle al Gobierno que los 250 policías que nos hacen falta, de los 1.000 que nos prometió el año pasado, sean destinados a engrosar la unidad que atiende a TM. Hoy solo tenemos 600 uniformados para vigilar el sistema. Además, podemos vincular a 500 auxiliares bachilleres. También buscamos incrementar unos puntos de atención en las estaciones y portales para que la gente denuncie los delitos en forma inmediata (hoy funcionan en cuatro puntos). Para eso vamos a invertir 2.000 millones de pesos. Es un trabajo conjunto con la Fiscalía, TM y la Secretaría de la Mujer, para el caso de los acosos sexuales.

Siempre se han prometido cámaras de vigilancia y nada ocurre. ¿Qué planes hay?

Vamos a tener una cita con el Ministerio del Interior en los próximos días, pues hay un plan conjunto para invertir en 1.000 cámaras (actualmente hay 450).

A propósito de los acosadores sexuales, ¿qué salida proponen?

Se va a hacer un proyecto piloto con TM para que una zona de los articulados sea de uso exclusivo de las mujeres. Vamos a ver si resulta eficaz.

¿Pero cómo van a garantizar que eso se cumpla si no tienen suficientes policías para combatir los robos?

La idea es viable porque viene un refuerzo policial.

¿Y esa es de verdad una solución?

No. Se tienen que hacer campañas de cultura ciudadana y las vamos a iniciar.

Los robos de celulares ya tienen desesperados a los usuarios...

Se han identificado 40 bandas dedicadas a ese hurto. Se está judicializando a sus integrantes y la idea es capturar no solo al ladrón, sino a los jefes de las bandas.

REDACCIÓN BOGOTÁ