Archivo

A sicario de Suba hallado muerto no le pagaron por crimen que cometió

Desde que Diario MÍO dio a conocer el video de su crimen, lo buscaban por cielo y tierra.

notitle
14 de febrero 2014 , 11:48 p.m.

Cuando Diario MÍO revelo el video del crimen, su imagen dio la vuelta por noticieros y diarios. En la grabación se ve su rostro, y luego cuando desenfundó un arma y disparó a quemarropa contra sus víctimas.

El pasado miércoles, en un paraje despoblado cerca de Villavicencio, hallaron su cuerpo. Se llamaba Alfonso López Polo y tenía 26 años.

Hombre al amanecer

Ya iban a ser las 6:00 de la mañana, cuando un grupo de trabajadores de una finca en la vereda Vanguardia, cerca de la capital del Meta, se encontró con cuerpo en un potrero. Inicialmente, los jornaleros pensaron que se trataba de un borracho que estaba durmiendo la ‘juma’ en el lugar.

Cuando la Policía llegó al sitio, verificó que se trataba de un hombre que había sido ultimado de un balazo a corta distancia. Le quitaron la vida con un disparo en la boca.

Al lado del cuerpo, que ya mostraba signos de descomposición, las autoridades hallaron dos cédulas de ciudadanía: una a nombre de Alfonso López Polo –su verdadera identidad–; y la otra, a nombre de Jhonathan Delgado Peña, que resultó ser falsa. Estaba vestido con camisa de color rojo, jean de color azul y tenis de color negro.

Tras verificar su identidad, las autoridades determinaron que se trataba del sicario grabado por una cámara de seguridad cuando en un bar de Suba, noroccidente de Bogotá, le disparó a los hermanos Édison y Freddy Alexánder Cortés Campos.

Lo tenían en la mira

El crimen ocurrió la noche del pasado 28 de enero, en un establecimiento del barrio Pinar de Suba. En el episodio murió Freddy Alexánder Cortés y su hermano Édison resultó herido de gravedad.

Tras conocerse el video que causó conmoción por lo crudo de las imágenes, las autoridades ofrecieron 20 millones de recompensa por información que permitiera capturar al sicario.

Días después, las autoridades ya tenían datos que les permitió identificar al pistolero del video como Alfonso López Polo. Además, que vivía muy cerca de la escena del crimen, en una casa del barrio Rincón de Suba.

No obstante, cuando iban a hacer efectiva una orden, a los investigadores del caso les informaron que el sicario había huido.

Una llamada pa’ ‘jalarlo’

A pesar de que se había ido de Bogotá, las autoridades sabían que López Polo estaba por los lados de los llanos orientales.

Los detectives que le seguían la huella habían establecido que un hombre lo llamó desde Villavicencio y lo citó para que hablaran acerca de cómo podían arreglar el ‘problema’ en el que se había metido con la ‘vuelta’ a los hermanos Cortés Campo.

Pero hay más detalles sobre el caso. A Alfonso López Polo no le pagaron lo pactado por el crimen que lo puso en la lupa de las autoridades. Era un hombre con antecedentes de porte ilegal de armas y hurto. Estaba ‘caliente’ y, por eso, lo callaron en un paraje solitario en las llanuras del Meta.

REDACCIÓN DIARIO MÍO