Archivo

Editorial: Damas y caballeros: ¡The Beatles!

14 de febrero 2014 , 07:49 p.m.

Había 73 millones de personas mirando la televisión (el 45,3 por ciento del rating en Estados Unidos) aquella inolvidable noche del domingo 9 de febrero de 1964. Cuando el lacónico presentador Ed Sullivan gritó: “Damas y caballeros: ¡The Beatles!”, abrumado, como todos, por “la excitación que han producido en nuestras calles estos jóvenes de Liverpool”, la banda de rock más importante de la historia empezó a cantar All my Loving con un arrojo contagioso y una alegría de vivir que siguen siendo sus dos grandes legados. Aún se escuchan los gritos de sus fanáticos. Sigue siendo difícil encontrar, en la cultura popular del último siglo, un momento tan importante como ese.

Los Beatles eran, por esos días de guerras frías y presidentes asesinados, los cuatro músicos más profesionales que podían encontrarse por ahí. Los críticos musicales no los querían del todo, pero cumplían siete años de tocar juntos –con los ojos cerrados– un repertorio que anunciaba las grandes composiciones que vendrían y celebraba el trabajo de los más grandes de aquella era: Buddy Holly, Elvis Presley, Chuck Berry. Y esa noche de hace cincuenta años, que en el corazón de tantos rivaliza con la transmisión de la llegada del hombre a la Luna, simplemente salieron a hacer lo que sabían hacer de memoria, y el público perdió la cabeza.

Tocaron cuatro canciones más, entre ellas Till There Was You y I Want To Hold Your Hand. El director musical de The Ed Sullivan Show no entendió el alboroto: “Les doy un año”, dijo. Pero los 728 asistentes al estudio de inmediato se dieron cuenta de que habían vivido un día histórico. Y de que la gira del grupo, que terminaría diez días después de manera apoteósica y triunfal, iba a convertir a los miembros de toda una generación –y luego a los de varias más– en fanáticos de los Beatles.

Esta semana que acaba de pasar, llena de homenajes a la música, al espíritu y al sentido del humor de aquel cuarteto fascinante que siguió reinventándose la cultura hasta 1970, ha probado que George Harrison, John Lennon, Paul McCartney y Ringo Starr se convertirían en un fenómeno emocionante, de esos que de vez en cuando pasan en la Tierra.

editorial@eltiempo.com.co