Archivo

Choque uribista por la revocatoria del alcalde Petro

Pacho Santos y Fernando Londoño tienen diferencias sobre la conveniencia de impulsar ese proceso.

notitle
13 de febrero 2014 , 10:25 p.m.

Un duro enfrentamiento se registró en la noche del miércoles entre el exvicepresidente Francisco Santos y el exministro Fernando Londoño, por la revocatoria del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Los dos quieren al burgomaestre por fuera del palacio Liévano, pero tienen diferencias sobre la conveniencia política de impulsar ahora ese proceso.

Santos quiere que el Centro Democrático lo apoye, pero Londoño es de la tesis de que el movimiento debe centrarse en las elecciones legislativas y presidenciales porque corre el riesgo de no alcanzar los resultados esperados si no se concentran en un objetivo concreto.

La discusión, que se produjo en un hotel del norte de Bogotá, horas antes de que Uribe declamara poesía en ese mismo lugar para recoger fondos para su campaña, se subió de tono.

No solo se alzaron la voz, sino que, además, dicen algunas fuentes, se escucharon golpes sobre las mesas.

Londoño calificó la revocatoria como “un asunto menor”, lo que obviamente generó malestar en Santos. En todo caso, a pesar de la falta de respaldo concreto, el exvicepresidente decidió seguir adelante con su campaña por el ‘sí’.

Uribe, que tuvo que intervenir para llamar a la calma, decidió que se emitiera un comunicado conjunto de los aspirantes a la Cámara por Bogotá del Centro Democrático en el que piden claridad jurídica sobre el futuro de la ciudad. Lo que solicitaron fue una decisión pronta de las autoridades judiciales para saber si finalmente es necesario o no avanzar en la revocatoria.

Votación sería en abril

El jueves, el registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, reiteró que es imposible que la consulta se realice el próximo 2 de marzo.

Explicó que después de que el Gobierno le gire plata para la revocatoria se necesitarán al menos 33 días para hacer esa votación.

“No hay posibilidad de urgencia manifiesta ni de una solución abreviada”, dijo el funcionario, en un foro convocado por la revista Semana y la Esap.

De acuerdo con el funcionario, está previsto que los 35.000 millones que debe girar el Ministerio de Hacienda estén disponibles el 20 de febrero y, a partir de ese momento, se deben contar los 33 días que requiere la Registraduría para organizar la votación. El petrismo alista otra ‘tutelatón’ para reclamar que la votación sea el 2 de marzo.

REDACCIÓN POLÍTICA