Archivo

Convocan consejo de seguridad para analizar caos en TransMilenio

Autoridades revisarán si se utilizaron artefactos explosivos en las protestas.

notitle
13 de febrero 2014 , 10:24 p.m.

Tres personas con heridas leves, siete capturadas –5 en Suba y 2 en Banderas– y cinco más enviadas a la Unidad de Policía Judicial fue el balance que dejó el jueves una nueva jornada de bloqueos contra el sistema TransMilenio en Kennedy y Suba, protagonizados por usuarios enfurecidos a causa de las demoras y el sobrecupo de los buses. (Lea también: TransMilenio aumentará la flota de buses para evitar retrasos en rutas)

A todo lo anterior se sumaron denuncias hechas por el secretario de Gobierno, Hugo Ernesto Zárrate, sobre la presencia de artefactos explosivos cerca del portal Américas y un supuesto abuso de autoridad que es materia de investigación.

De ahí que para este viernes, a las 6 a. m., se haya convocado un consejo de seguridad para analizar, entre otras cosas, un video en el que varias personas estarían manipulando bombas molotov para arrojarlas a la Policía. “El gobierno reconoce que la prestación del servicio de TransMilenio tiene que superar problemas, pero esto no debe conducir a que se permita el desorden público”, dijo Zárrate.

Según el gerente de TransMilenio, Fernando Sanclemente, se han “identificado situaciones atípicas en el sistema, tanto hoy (jueves) en la mañana, como el lunes, cuando también hubo bloqueos. Hay agitadores malintencionados, porque van motivando a la gente para provocar los disturbios”, indicó, mientras el alcalde Gustavo Petro, por Twitter, invitó a la gente a “no dejarse llevar al bloqueo por personas interesadas”.

Frente al caos que generaron las protestas y el perjuicio a los usuarios, Sanclemente no tuvo nada nuevo que decir. El funcionario reiteró que están en camino 180 buses con los que piensan aliviar las demoras. Cinco ingresarán hoy, pero el proceso se demorará seis meses. A mediano y largo plazo se espera que la ampliación de las estaciones, las obras de interconexión y la nueva troncal de la avenida Boyacá mejoren el servicio para 2’600.000 personas que a diario utilizan los articulados.

Las manifestaciones del jueves paralizaron el sistema durante cuatro horas. La situación más tensa se registró en Kennedy, donde un bus articulado fue atacado con piedras y palos. En Suba, a la altura de Subazar, la policía antimotines tuvo que emplear gases lacrimógenos para obligar a los manifestantes a despejar la vía.

Sanclemente reconoció que el sistema está colapsado, especialmente en las horas pico. Hoy moviliza 233.000 pasajeros en hora pico, y en diciembre llegará a 290.000. Uno de los puntos más congestionados es el portal del Norte, con 108.000 pasajeros hora-sentido.

Una de las usuarias afectadas en Suba dijo en medio de la protesta que “es un caos subirse a un bus de TransMilenio a diario, todos salen llenos desde el portal de Suba, y ya no aguantamos más”.

El subgerente general del sistema, Andrés Forero, que acudió a Suba a dialogar con los usuarios, les dijo que la falta de buses se debe al aumento de la demanda.

No estudian buses separados para mujeres

Fernando Sanclemente, gerente de TransMilenio, afirmó que no ve viable, por cuestiones operativas, la propuesta de separar a las mujeres de los hombres en buses o vagones para contrarrestar los casos de abusos.

“Es una propuesta creativa e interesante, pero es desafortunada desde el punto de vista práctico, y completamente discriminatoria desde el punto de vista de las mujeres”, dijo.

“¿Cómo hacemos en hora pico para separar a damas y caballeros? ¿Y si una mujer viaja con su esposo y su hijo, ¿los mandamos en vagones separados?”, preguntó el funcionario.

Para Sanclemente, eso genera problemas operacionales complejos.

“Esa medida no creo que tenga mayor sentido, estamos trabajando en otras líneas”, sostuvo.

REDACCIÓN BOGOTÁ