Archivo

Condenan a abogado que mandó a matar a su abuela para cobrar herencia

El hombre confesó la orden que le dio a los sicarios. Señaló que lo hizo porque tenía una deuda.

13 de febrero 2014 , 07:05 p.m.

Una herencia de 2.000 millones de pesos llevó al abogado Luis José Mantilla Castro a ordenar en Bucaramanga el homicidio de su abuela de 90 años, María Antonia Parra Rueda.

En medio de una audiencia que se desarrolló en el Palacio de Justicia de Bucaramanga, el juez 10 penal del Circuito lo condenó a 17 años de cárcel por ser el autor intelectual del macabro homicidio, cometido el 23 de marzo del año pasado.

Mantilla, quien logró una rebaja de la pena porque aceptó los cargos y consiguió un preacuerdo con la Fiscalía, pagará la condena en la cárcel de Palogordo, del municipio de Girón (Santander).

Según el expediente de las autoridades, el hombre contrató a varios sicarios que llevaron a cabo el asesinato a las 4:30 de la tarde en la carrera 27ª con calle 44, del barrio Sotomayor de la capital de Santander.

Desde una moto los sicarios acecharon a su víctima y le dispararon en la cabeza, ocasionando su muerte.

Tras el homicidio de su abuela, se convirtió en el único heredero de varios bienes inmuebles y dinero en cuentas bancarias.

En su momento, Mantilla le aseguró a la Fiscalía que tenía una deuda de unos 100 millones de pesos que lo llevó a tomar esa decisión.

Así fue como en enero del año pasado, según el expediente, se reunió con los sicarios en el municipio de Los Patios, Norte de Santander. El asesino le pidió 6 millones de pesos por matar a su abuela.

“Le conté dónde vivía ella, y el restaurante y el Spa al que asistía con frecuencia en el barrio Sotomayor”, le relató Mantilla a los investigadores.

Los sicarios viajaron desde Cúcuta para hacerle seguimiento a su víctima hasta tener certeza de cómo era su rutina.

En Bucaramanga compraron una moto en rebaja que les sirvió como medio de transporte para materializar finalmente el asesinato.

A Mantila, la Fiscalía le imputó el año pasado los delitos de porte ilegal de armas de fuego y homicidio agravado, cargos en los que se declaró culpable.

En este proceso, Carlos Arturo Rivas Velasco, Cristian David Olivo Eslava, Geovanny Lisandro Castro Rincón, y Eduardo Gallardo Valero, han sido identificados como las personas que materializaron el crimen. Los cuatro hombres están presos y pendientes de una sentencia.

REDACCIÓN JUSTICIA