Archivo

Primo Rojas, políticamente incorrecto / Sin telones

13 de febrero 2014 , 03:30 p.m.

Primo Rojas, el cómico que se está presentando en el Teatro Nacional Fanny Mikey con su último espectáculo, De cómo un pobre entierra a la mamá, sabe que para hacer humor hay que despojarse de ciertos escrúpulos, determinados por la frontera entre lo políticamente correcto y lo políticamente incorrecto.

Esa clave le permite construir personajes y situaciones que desnudan la hipocresía y el clasismo que caracterizan a la sociedad bogotana con una comicidad envidiable. Con historias sencillas o tontas, como él las llama, Rojas logra mantener al público en una carcajada continua durante las casi dos horas que dura la función, burlándose tanto de los aristócratas criollos como de los pobres de los barrios bogotanos más populares, haciendo hipérboles de sus costumbres y rasgos característicos.

Sin pretender innovar mucho, el actor sabe cómo utilizar su arsenal de gestos faciales y corporales para comunicarse con el público, escuchando lo que pasa en la sala y sacando provecho de ello, como buen improvisador que hace que cada función sea única.

Ese guion es muy sencillo: a Jerry, representante de las clases populares bogotanas, se le muere la mamá y él se empecina en obstaculizar todos los pasos del ritual fúnebre, pues se niega a aceptar la partida de la señora, lo que hace que los amigos decidan mover el ataúd “con Jerry y todo”.

Las vicisitudes con el ataúd, el particular llanto de Jerry, que se asemeja al barrito de un elefante, y los tres reclamos que este hace al cadáver de su progenitora: “¿Por qué te fuiste?”, “¿Por qué me dejaste?” y “Respóndeme”, son el material perfecto para que el cómico haga sobre el escenario lo que se le antoja, siempre con la complicidad del público, que lo adora.

ALBERTO SANABRIA
CRÍTICO DE TEATRO
sintelones@hotmail.com