Archivo

El peluquero de las estrellas del fútbol mundial es colombiano

Robinho, Balotelli, Rod Strasser, Cristian Zapata, algunos de los clientes de Alexis Lerma.

notitle
12 de febrero 2014 , 09:55 p.m.

En medio de su trabajo diario de limpieza en un laboratorio de Milán (Italia), Alexis Lerma saca tiempo para hacer esos cortes algo estrafalarios que usan algunos futbolistas. Su nombre no es conocido, pero tal vez en equipos como el Milán o el Parma, sí.

Hace 13 años, Alexis se fue con su esposa, que también es de Puerto Tejada (Cauca), a probar suerte a Italia. Y la fortuna se puso a su favor, pues no solo trabaja muy a gusto en sus labores de aseo, sino que además en sus ratos libres tiene la posibilidad de hacer lo que más le gusta: peluquear.

No es peluquero profesional, pero reconoce que nació con esa destreza: “Tenía 21 años cuando empecé a cortar pelo. Lo hice con mi papá, mis hermanos y varios amigos del barrio. En el 2001 me fui para Milán. Yo mismo me hacía la barba, me cortaba el pelo, y tuve la oportunidad de conocer a Cristian, un amigo de Cali que se dedicaba a la peluquería, y cuando me conoció no creía que yo me hacía esos peluqueados. Me dijo que me iba a enseñar más técnicas”.

Un día, estando en el centro de Milán, conoció al jugador colombiano Cristian Zapata, que juega para el equipo A.C. Milán: “Estaba sentado hablando con mi esposa. Cuando lo vi me emocioné, le dije a mi esposa ‘¡él es Cristian Zapata!’ Y él nos habló. En medio de la pequeña charla le pregunté quién le hacía los cortes, y me dijo que un colombiano, pero que no le había gustado; le dije ‘sí; veo que está un poco mal (risas)!’ Le dije que no era un profesional, pero que le podía hacer algo mejor (risas).

Él iba para Colombia a jugar con la Selección, no sé si un juego amistoso o uno para la clasificación al Mundial. Cristian viajó y en Colombia se peluqueó con Abadía Amaral, el peluquero de la Selección Colombia y ‘panita’ mío que también me ha ayudado mucho. A los 15 días de haber llegado a Milán, Zapata me llamó, y ahí empezó todo”.

Para este portejadeño (gentilicio de los de Puerto Tejada), el encuentro con Cristian hace dos años es lo mejor que le ha pasado: “Él me ha ayudado mucho. Primero me referenció con el africano Rod Strasser, quien jugaba también para el A.C. Milán. Un día me llamó y me dijo que si podía peluquear a Strasser. Él quería que le hiciera una estrella, intercambiamos teléfonos y yo fui a su casa. Desde ahí me siguió llamando. Recuerdo que la única palabra que sabía en español era ‘panita’ (risas)”.

Después del africano vino Robson de Souza, más conocido como Robinho, también jugador del Milán. Otra vez Cristian Zapata lo llamó: “Me dijo: ‘Robinho está interesado en que le hagas un corte porque va para una cena’. Llegué a Milanello (así se le dice donde se concentra la selección de Milán) y le hice su corte. Desde ahí lo peluqueo”.

Espera atender muy pronto también a la gran estrella del Milán, Mario Balotelli, con quien ya tiene una cercanía, pues Alexis es amigo de su novia, Fanny Neguesha: “Muchas veces me ha dicho que vaya a Milanello a cortarle el pelo, pero no se ha podido concretar. Sé que le llaman la atención mis cortes”.

Otro de sus grandes clientes es el colombiano Freddy Guarín, quien hasta el cierre de esta edición no había resuelto su situación con el Inter de Milán: “Con Freddy fue triste. El muchacho que le cortaba el cabello era un panita mío que tuvo un accidente y murió, entonces Freddy contactó a Cristian Zapata y él me recomendó. Ahí estoy con el hombre”.
Mientras logra su sueño de peluquear a Balotelli, sigue desenvolviéndose entre la limpieza y sus diseños de cortes. Recientemente ingresó a su clientela Jherson Vergara, otro colombiano del Parma.