Archivo

Es inminente la salida definitiva de 'Kiko' Gómez de la gobernación

Procuraduría lo destituyó e inhabilitó por 17 años. Fiscalía le imputará cargos por homicidio.

notitle
12 de febrero 2014 , 08:29 p.m.

La cuenta regresiva para la salida definitiva de Francisco ‘Kiko’ Gómez de la gobernación de La Guajira empezó a correr el miércoles, tras la destitución e inhabilidad por 17 años que le impuso la Procuraduría por irregularidades en tres contratos.

El caso estaría resuelto en segunda instancia antes de un mes, según fuentes del organismo. La situación del polémico gobernador, que está preso desde octubre pasado, es todavía más compleja porque la Fiscalía está a punto de imputarle cargos por el homicidio de Yandra Brito, exalcaldesa de Barrancas (La Guajira), y de su esposo, Henry Ustariz.

Si queda en firme la destitución, se produciría una ausencia definitiva del mandatario. La ley señala en esos casos que se procederá a hacer nuevas elecciones si faltan al menos 18 meses para que termine el periodo constitucional. Gómez fue elegido para el periodo que empezó el primero de enero del 2012 y termina en diciembre del 2015.

En el fallo disciplinario contra el exgobernador, el Ministerio Público declaró como probados tres de los cinco cargos formulados por líos en la contratacióartamento.

Según la Procuraduría, ‘Kiko’ Gómez impuso en un contrato de vigilancia de los edificios de la administración departamental un punto que “no estaba legalmente justificado”. Así, les dio puntos adicionales a los proponentes cuya sede estuviera en Riohacha.

En otra licitación para pavimentar calles de un corregimiento de Fonseca, Gómez exigió una visita obligatoria al sitio de la obra, requisito que, según la Procuraduría, “no está consagrado en la normativa contractual”.

Además, asignó directamente un contrato de consultoría que debía ir por licitación. Según el fallo, los actos del gobernador “limitaron gravemente la libre concurrencia de oferentes” a las licitaciones. “No respetó la selección objetiva”, concluyó.

REDACCIÓN JUSTICIA