Archivo

Investigadores paisas evalúan los componentes genéticos del dengue

Personas con mayor herencia genética africana resisten más al virus según la CES y la U. de A.

12 de febrero 2014 , 08:46 a.m.

En los primeros 42 días del año se han reportado a la Seccional de Salud de Antioquia 681 casos de dengue leve y 12 graves.

El año pasado, un total de 6.200 personas tuvo la infección y a dos, al parecer, les causó la muerte. La mayoría de casos se presentaron en el valle de Aburrá. Los municipios más afectados fueron Medellín, con 2.442 casos leves y 44 graves; Itagüí, con 804 y 10 graves; y Bello, que reportó 498 y 7 graves.

Según Luis Armando Galeano, de Factores de Riesgo de la Seccional, esta enfermedad tiene denominaciones según la severidad: dengue sin signos de peligros, con signos, y el grave, que puede ser hemorrágico (interno).

Ante este panorama, una investigación del grupo de Genética Molecular (Genmol) de la Universidad de Antioquia y del Instituto Colombia de Medicina Tropical, de la Universidad CES, puede ayudar en las estrategias de control y de prevención de esta enfermada al sumar un nuevo factor de riesgo, como es la susceptibilidad genética del humano, tanto para la infección con el virus como la progresión a dengue grave.

Según la médica epidemióloga Berta Nelly Restrepo, del CES, en estudios realizados 2006 se encontró que las personas afrodescendientes con dengue tenían menos intensidad de la enfermedad que los mestizos. En los  mestizos con dengue se observó mayor frecuencia de casos con trombocitopenia (plaquetas bajitas), hemoconcentración (salida de plasma), hemorragias que en los pacientes afrodescendientes y mayor número de casos con dengue hemorrágico, hallazgos que hemos seguido demostrando en posteriores estudios.

“Evaluamos también de unas sustancias llamadas citoquinas, para mirar la respuesta del organismo a la infección por el virus del dengue. También fueron diferentes entre los afrodescendientes y los mestizos. Luego nos unimos con Genmol es este nuevo proyecto, que determinó que la ancestría africana protege de las formas severas de dengue”, agregó Restrepo.

Por su parte, Gabriel Bedoya, director de Genmol, explicó que con este proyecto, financiado por Colciencias, se propuso evaluar el componente genético que confiere la resistencia o susceptibilidad de la infección con el virus dengue y su progresión a dengue severo para llenar un vacío, pues hay muchísimas investigaciones en la clínica, en la epidemiología, en el control de mosquio Aedes aegypti que trasmite el virus, así como en la genética del virus, pero muy poco en lo correspondiente a genética del 'hospedero' humano.

“Hay personas que se infectan más fácil, que otras aunque estén en las mismas condiciones ambientales de exposición, también hay personas con infección comprobada por serología y detección del virus (PCR), que presentan diferentes grados de severidad; y esta variabilidad en la infección como en la progresión de la enfermedad puede estar modulada por el contexto genético de la persona, cuyo indicativo primordial es la composición genética ancestral", dijo Bedoya.

Esta investigación estuvo en cabeza de Juan Camilo Chacón para optar al título de magíster en biología, el cual recibió la mención de honor de la Academia Nacional de Medicina el año pasado. De igual manera también quedaron sustentados los hallazgos de Restrepo, pues usando marcadores especiales en el ADN para inferir la composición genética ancestral individual, demostró que el componente africano debe tener variantes en genes que disminuyen el riesgo de que el dengue progrese a severo.

¿Una nueva vacuna?

Bedoya destacó que este hallazgo presenta nuevos retos, porque se podrá buscar cuáles son los genes y las variantes que dan la resistencia, y utilizarlos como blanco de terapia, o inclusive, para una vacuna, que hasta ahora no existe.

Para Restrepo, estos hallazgos servirán para determinar posibles marcadores genéticos, inmunológicos y clínicos que permitan predecir el riesgo de sufrir las formas severas de la infección por el virus del dengue y aplicar en el cuidado y en la prevención de complicaciones.

“No hay posibilidad de cambios genéticos en el momento. Las personas que tienen esos marcadores, hay que cuidarlos más porque pueden presentar formas severas”, añadió Restrepo.

Oscar Andrés Sánchez M.
Redactor de EL TIEMPO
Medellín