Archivo

Cinco claves del triunfo de Santa Fe en la Copa

Análisis del triunfo cardenal en el grupo 4 de la Copa Libertadores.

12 de febrero 2014 , 12:16 a.m.

Santa Fe sigue con su paso firme en el 2014. Sigue mostrando contundencia y logrando resultados. A Nacional de Paraguay no le fue sencillo ganarle, pero finalmente lo superó, por varias razones.

Cambios tácticos. Santa Fe varió el módulo táctico, ya no tuvo un 4-2-3-1, como contra Morelia, sino que pasó a un 4-2-2-2. Incluyó a Luis Carlos Arias, que le dio seguridad como lateral izquierdo. Ubicó a Yulián Anchico partiendo desde la primera línea de volantes, y libero al ecuatoriano Édison Méndez para que jugara más arriba. Estas variantes no marcaron diferencia en la primera parte, pero en la segunda sí, sobre todo por el nivel del ecuatoriano.

El trabajo de Méndez. El ecuatoriano venía jugando en los anteriores partidos como volante de primera línea donde se desperdiciaba mucho su capacidad ofensiva y su pegada de media distancia. Jugando unos metros más arriba, acompañando a Omar Pérez, creció su nivel, sobre todo en la segunda parte. Es cuando anota su gol de media distancia y cuando se hace más importante. Su papel fue vital.

No desesperaron. Pese a que Nacional complicó en la primera parte e hizo ver mal a Santa Fe, el equipo supo mantener la tranquilidad, la paciencia. Para el segundo tiempo el técnico mantuvo en el inicio a los mismos jugadores y muy rápido estos se acoplaron. Hubo un cambio de actitud y se reencontraron con el fútbol. Sin apresurarse.

No depende de Medina. El atacante Wílder Medina no atraviesa su mejor momento. Aún no se parece al que se destacó en la pasada Copa Libertadores. Se le ve algo impreciso. Sin embargo, Santa Fe volvió a demostrar que tiene muchas variantes de gol. Si Medina no anota, aparece la media distancia de Méndez, el desdoblamiento al ataque de Torres, o presencia de Copete. Hay variantes de gol.

Momento dulce. Santa Fe atraviesa un gran momento anímico y futbolístico. Es un equipo con una nómina extensa, con dos equipos para afrontar Liga y Copa. No tiene ese desgaste que pueden tener otros equipos, ya que tiene una suplencia de lujo para encarar la Liga cuando se concentra en la Libertadores.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO