Archivo

Piden ampliar protección al acero

Siderúrgicos piden que salvaguardia para sus productos se prolongue para amparar el sector.

notitle
11 de febrero 2014 , 10:48 p.m.

A unas cuantas semanas de que se cumplan los 200 días de la salvaguardia provisional que adoptó el Gobierno nacional para algunos productos de acero que se fabrican en el país, las siderúrgicas con sede en Boyacá vuelven a pedir al Estado ampliar la protección para esta industria.

Los productores de acero en Colombia afirman que este sector genera 7.000 empleos directos (cerca de 3.000 en Boyacá) y más de 50.000 indirectos, ya que se estima que por cada empleo directo se generan siete empleos indirectos.

El presidente de la siderúrgica Sidenal de Sogamoso, Jairo Reyna Niño, dijo que la industria del acero del país paga 1,1 billones de pesos a 2.977 proveedores diferentes a chatarra, de los cuales el 90 por ciento son nacionales.

“Se pagan 554 mil millones de pesos a 1.830 proveedores de chatarra, se pagan 201 millones de pesos a 178 transportadoras y se pagan 251 mil millones de pesos en impuestos. Se benefician 10.837 personas en acciones de responsabilidad social. Si no hay industria nacional se dejarían de aportar 1,9 billones de pesos a la economía colombiana”, indicó Reyna Niño.

Los siderúrgicos manifestaron que, según el Dane, el acero pesa el 7,2 por ciento de los costos directos de una obra de vivienda.

“El acero pesa el 4,7 por ciento de los costos totales de una obra. Desde que se impuso la medida provisional, en octubre del 2013, el capítulo de hierros y aceros ha tenido un incremento del 3,5 por ciento aproximadamente. Un incremento del 3,5 por ciento en el capítulo de hierros y acero significa un aumento del 0,14 por ciento del costo total de la obra”, aseguraron.

Mauricio Castro, presidente de Sintrametal (sindicato que agremia a los trabajadores de los sectores metalúrgico, siderúrgico y metalmecánico, entre otros), recalcó que se le está pidiendo al Estado la protección al derecho fundamental al empleo.

“En Colombia es más fácil importar que producir acero. La generación de empleo por parte de los importadores es mínima y con salarios irrisorios. Este jueves 13 de febrero en Bogotá vamos a reunirnos con el Vicepresidente de la República para plantearle la necesidad de la ampliación de la salvaguardia al acero nacional”, dijo Castro.

La vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Acerías PazdelRío, Juliana Ocampo Herrán, explicó que las medidas de salvaguardia son procedimientos de defensa comercial que hacen parte del ordenamiento jurídico de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

“En este sentido, son mecanismos que gozan de total legitimidad dentro del sistema multilateral de comercio y permiten a los gobiernos adoptar temporalmente incrementos arancelarios para determinados productos, cuando se comprueba un incremento desmedido de las importaciones que afectan negativamente a una rama de producción nacional”, indicó.

En Acerías PazdelRío señalaron que la salvaguardia hace parte del derecho de defensa de un país ante el subsidio a los productos exportables de los países exportadores.

“En el mercado el impacto de la medida es marginal. La vivienda no se ha visto afectada, los consumidores de acero tampoco”, aseguraron en la Empresa.

Agregaron que en junio del 2013 el Gobierno colombiano inició un proceso de investigación para determinar si procede o no la aplicación de una medida de salvaguardia a las importaciones de varios productos de la industria productora del acero.

“Esta investigación ha seguido los procedimientos jurídicos y técnicos contemplados en la OMC, como se puede verificar en los expedientes públicos de dichas investigaciones que reposan en el Ministerio de Comercio”, indicaron.

Los siderúrgicos dijeron que la industria nacional solo produce acero para concreto, alambrón, perfiles livianos y barras lisas. Perfiles pesados y rieles no se producen en Colombia: son importados. “Las medidas de salvaguardia se solicitaron por la industria colombiana para acero para concreto, alambrón, perfiles livianos y barras lisas”.

REDACCIÓN BOYACÁ SIETE DÍAS