Archivo

Entre la paz y la violencia/ Opinión

11 de febrero 2014 , 07:03 p.m.

En Colombia vivimos en dicotomía entre la paz y la violencia, una la anhelamos y la otra la vivimos. Por la paz se debe sacrificar, perdonar crímenes de lesa humanidad y hasta convivir con asesinos, y la violencia la vivimos a diario, pues las diferentes formas de vulneración hoy son incontrolables.

En las escuelas el matoneo se ha instalado en las aulas y los más fuertes se aprovechan de los más débiles; las agresiones de padres a hijos se ocultan con una noción errada de educar; la vulneración de los atracadores se convierte en forma de sobrevivencia y el sicariato se justifica por la venganza.

Así, la violencia está presente como un círculo de nunca acabar en el que unos son víctimas y otros victimarios, en donde a veces se cree que se hace justicia y otras veces ni esta importa. En este caos vale la pena pensar más en la convivencia y menos en los procesos de paz.

Es necesario volver al principio: concebir el respeto por la vida, ver en el otro un amigo y, sobre todo, lograr que en los colegios se instale una política de buen trato, respeto, tolerancia y valores democráticos, pues seguramente cuando se alcance el proceso de paz serán pocos los que lo disfruten, ya que la violencia de hoy no permitirá disfrutar de la paz del mañana.

Diana mireya Pedraza González
Doctora en Sociología Jurídica e Instituciones Políticas;
dianapedrazagonzalez@gmail.com