Archivo

Consejos para promover la lectura en los niños

Es importante que el libro sea llamativo para el niño y también para el adulto.

notitle
11 de febrero 2014 , 04:12 p.m.

A propósito del regreso al jardín o al colegio, es importante que los padres promuevan el hábito y, sobre todo, el gusto por leer. Para ello, es importante saber:

- Los libros se deben comprar según la etapa del niño. Para los preescolares son llamativos los álbumes con imágenes expresivas.

La cantidad de textos como la complejidad de las historias se va ampliando e identificando con el tiempo. En el caso de los más pequeños, hay libros que tratan sobre la vida cotidiana, el vestido, el jardín, las mascotas, visitar a los abuelos, las cosas que lo rodean y, para los más grandes, historias de animales o poemas sencillos. Luego, comenzarán a conocer los libros con pequeñas aventuras o misterios.

- Se deben crear espacios en casa y fuera de ella para leer. Se puede llevar un libro cuando la familia sale de paseo, mientras se espera al odontólogo o cuando va a dormir. Este último sí es un espacio muy especial porque “el libro es un puente al sueño. Ese libro e historia antes del sueño va generando percepción, sensaciones, ideas, imágenes que comienzan a hacer parte de la vida interior amplia y profunda de los niños”, afirma Claudia Rodríguez, subdirectora de formación de Fundalectura.

- Si no sabe qué y cómo comprar, las bibliotecas púbicas cuentan con colecciones para la primera infancia. Y todas las librerías y centro especializados en lectura dan asesoría, incluso a través de internet, de libros recomendados para niños.

Ahora, si se compra un libro, Claudia dice que debe ser llamativo no solo para el niño, sino también para el adulto. Y si el niño selecciona productos no tan buenos, hay que saber mediar. Quizás comprar ese y otro más interesante; al final, “el niño se va a dar cuenta y se quedarán con el mejor”, agrega.

- Los adultos son el gran ejemplo de los hijos, pero si no han tenido un buen hábito de lectura, pueden adquirirlo junto con sus hijos. El asunto es darse la posibilidad de abrir la sensibilidad y de aprender a leer, jugar y cantar con los niños. Según Lucía Liévano, coordinadora académica de Espantapájaros Taller, un proyecto cultural que busca involucrar a los pequeños en el mundo de la lectura, “leer no es un privilegio, es un derecho”.

REDACCIÓN EL TIEMPO