Archivo

Atleta filipino hipotecó su casa para participar en Juegos de Sochi

El patinador Michael Martínez es el único representante de su país en los Olímpicos de Invierno.

notitle
11 de febrero 2014 , 06:56 a.m.

El único representante de Filipinas en Sochi, el patinador Michael Christian Martínez, se vio obligado a hipotecar su hogar ante la falta de asistencia estatal para cumplir su sueño de participar en los Juegos Olímpicos.

"Mi casa está hipotecada. Esta inversión es una locura", asegura la madre del atleta filipino, María Teresa Martínez. La familia de joven deportista, de 17 años, decidió hipotecar su residencia después de que el presidente de Filipinas, Beningno Aquino, no contestara a las numerosas peticiones de ayuda económica para poder representar al país en la cita que se celebra en Rusia.

"Creo que nadie en la oficina del presidente sabe que hay un patinador filipino que está compitiendo en las Olimpiadas", se lamenta la madre del atleta en declaraciones al portal Rappler.

El pasado sábado, Michael se convirtió en el primer atleta de un país del sudeste asiático en participar en la disciplina de patinaje artístico durante unos Juegos Olímpicos de Invierno y el último en representar a Filipinas tras 22 años de ausencia en la cita.

A pesar de ser consciente del poco apoyo con el que cuenta por parte de su Gobierno, el filipino confía en lograr una medalla en Sochi. "Antes no tenía a quién agarrarme, solo a mi madre. Ahora también le rezo a Dios cada vez que compito y funciona realmente bien", aseguró Martínez, quien comenzó a patinar a los 8 años en una pista de hielo de un centro comercial de Manila y durante muchas competiciones ha tenido que viajar solo ante la falta de fondos para el traslado de su entrenador.

El joven, originario de Parañaque, un barrio de la capital filipina, volverá a actuar el próximo jueves en el programa corto de patinaje artístico, donde espera clasificarse entre los 24 participantes que acceden a la siguiente fase del estilo libre. Además de los obstáculos financieros, que siempre le han dificultado la compra de buenos equipos y viajes a competiciones, el atleta ha tenido que enfrentarse a problemas de salud por un asma que sufre desde los dos años.

"Literalmente, crecí en el hospital, porque estaba muy enfermo. No podía practicar ningún tipo de deporte y menos exteriores, porque enseguida me daban ataques de asma", cuenta el patinador.

El frío, cuando empezó a patinar, hacía que tuviera que estar tomando medicación continuamente para mantener el asma a raya, pero, finalmente, el deporte ha resultado ser beneficioso para su salud, destaca Martínez.

"Año tras año, mi salud va mejorando, así que mi madre me apoya. Ella dice que es mejor gastarse el dinero en patinar que en el hospital", dice el deportista. La participación de Martínez se ha convertido en una de las noticias más seguidas de Filipinas y él, en uno de los deportistas más populares de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, cita donde no son habituales los representantes de países tropicales.

En la página web de la organización, actualmente es el segundo que cuenta con más apoyo de seguidores con cerca de 2.400 votos, solo detrás del esquiador Byambadorj Bold, de Mongolia, un país en el que se inauguró la primera estación de esquí hace poco más de tres años.

La historia de Martínez también es noticia en los medios de comunicación rusos, que cuentan las desventajas que el filipino ha superado hasta llegar a Sochi, apunta el diario filipino ‘The Star’.

"Lo que me impresiona más es cómo Martínez ha aprendido a esquiar en unas condiciones tan pésimas. Aprendió a hacer un triple axel simplemente viéndolo en la televisión", comentó el entrenador del filipino, el ruso Victor Kudryavtsev a la Agencia de Noticias de Rusia (RIA).

Las redes sociales también son una importante fuente de apoyo para Martínez, donde cuenta con cerca de 20.000 seguidores en Facebook y 1.600 en Twitter, que le envían ánimo y energía a diario.

"Ganes o pierdas, ya eres un ganador para todos y cada uno de los filipinos", le escribió uno de sus admiradores.

EFE