Archivo

Van nueve niños lesionados en accidentes caseros en Barranquilla

Los más recientes son dos menores que consumieron acpm y un larvicida. Dos han muerto en 2014.

10 de febrero 2014 , 07:53 p.m.

Hace unas semanas, antes de que el 2014 llegara a su sexto día, el desplome de una pared sobre un menor de 8 años, en el municipio de Repelón (Atlántico), cobró la primera de las dos vidas de niños en accidentes caseros, en lo que va del año.

Días antes, en diciembre de 2013, otro infante, esta vez con 9 meses y residente en el municipio de Galapa, también en Atlántico, murió electrocutado por manipular una extensión navideña en mal estado. Las alarmas se prendieron, dado que a cierre del 31 de ese mismo mes la estadística reportó que fueron 6 los pequeños fallecidos entre 57 que resultaron lesionados, con un común denominador: todos los casos obedecieron al descuido de los padres.

David Peláez, Secretario Departamental de Salud, quien el pasado domingo reportó otros dos casos de niños que tuvieron que ser recluidos en centros asistenciales por haber consumido acpm y un larvicida, respectivamente, precisó que de acabarse el año en estos momentos, la proyección de afectados podría incrementarse a 80.

“Por eso hacemos públicos todos estos casos, para que se sepa que sí ocurren y no hagan parte del imaginario de la gente. Este año, ya llevamos dos muertes entre 9 pequeños lesionados”, explicó el médico.

La situación ameritó, incluso, que la semana pasada se realizara un consejo extraordinario de política social sobre este problema, en el que estuvieron los alcaldes de los municipios del Atlántico.

“Las cifras son alarmantes sobre todo porque sabemos que muchos de los casos no son reportados por los padres, o porque piensan que no son graves o porque saben que de conocerse se meten en un lío gravísimo. Lo que más nos interesa es que los padres tomen conciencia y que los niños sean atendidos lo mejor posible cuando se accidentan”, agregó.

Elenita Calderón, coordinadora de la UCI pediátrica del Hospital Universitario ESE Cari, quien ayer remitió a piso de recuperación a otro menor que ingirió acpm, hace 14 días, dijo que es necesario que los padres conozcan que cuando detectan que su hijo pudo consumir alguna sustancia tóxica, no lo induzcan al vómito ni le hagan tomar leche.

“No saben que de hacerlo pueden causar que broncoaspire y así dañarles los pulmones”, sostuvo Calderón.
Entre las sustancias con las que más se intoxican los niños, la lista la encabezan los hidrocarburos, los insecticidas y los detergentes.

Las estadísticas demuestran que también se lesionan con líquidos calientes, golpes contundentes y caídas en albercas.
El toxicólogo Agustín Guerrero, indicó que los padres envasan sustancias peligrosas en recipientes llamativos para los pequeños y no toman las precauciones. Recomendó mas cuidado.

‘Un niño afectado ya nos preocupa’

Aunque la Policía del Menor no reportó procesos contra padres, cuyos hijos hayan sido víctimas de estos accidentes, la directora regional del Icbf, Yolanda Ruiz, destacó que siempre se ha acompañado cada caso. “Un solo niño afectado ya nos preocupa. Buscamos determinar la responsabilidad de los padres”, dijo Ruiz.

ANDRÉS ARTUZ FERNÁNDEZ
REDACCIÓN BARRANQUILLA